Carta para romper con un amor…..al azúcar.

Querido azúcar:

Se que últimamente estoy muy distante contigo y quiero explicarte mis razones para ello.
carta para romper con
La nuestra era una relación que creía sería eterna, has estado en mi vida desde siempre, mi madre nos presentó con “aquellos potitos tan sanos” y entraste en mi vida para quedarte, haciéndome caer en las redes de tu dulce presencia.

Lo siento me he cansado de ti, de que me obligues a vivir en una montaña rusa de subidas y bajadas cada vez que estamos juntos, disparas mi insulina y la nuestra es una relación insana, cuando apareces me haces depender de ti, necesito más y más de tu presencia.

Hasta que te he dejado de lado y he intentado mantenerte lejos de mí, no me he dado cuenta que no es normal sentirse así, ansiosa por tenerte y agotada una vez que te tengo.

No se tú que harás pero por mi parte comienzo a ver que en esto de no contar contigo, todo son ventajas, para empezar ya no tendré que comer cada dos horas. Y odiaba esas sobremesas en las que no podía ponerme a trabajar inmediatamente después y me entraba sueño, me agotabas azúcar. Ahora puedo perfectamente terminar de comer y seguir sintiéndome con energía. Y me gusta sentirme así.

Me siento bien todo el tiempo sin ti, ya no hay dolores de cabeza si estás lejos, mi nivel de energía ya no depende de ti. Yo ya no dependo de ti y eso, eso es maravilloso azúcar, es salud para mí y es lo que debería considerar normal. Pero no lo veía así cuando estábamos tan unidos.

Estoy segura que vas a decirme lo duro que es estar sin ti, y que volveré  pronto a tus brazos, pero te equivocas, es cierto que a veces he bajado la guardia y hemos vuelto a estar juntos, y no te imaginas cuanto me ha servido para tener claro que tu y yo ya no podemos estar juntos nunca más. Me pones nerviosa, aumentas mi nivel de estrés, me hinchas, me cansas, me haces sentir mal y ha vuelto a dolerme la cabeza cuando he vuelto a estar contigo.

No, no eres bueno para mí, eres una droga y prefiero mantenerte lejos de mí, muy lejos.

Quiero tener una relación con alguien más estable y que no solo me entretenga, necesito sentir que me cuidan y se preocupan por mi salud y mi futuro. Y tú no lo haces, a ti solo te interesa el que estemos juntos que te necesite, nada más. Estás vacío azúcar, vacío.
azucarillos vacios
Eras el culpable de tener que vivir sin sabor, todo desnatado para no engordar, midiendo calorías y porciones, se acabó!!. He vuelto a recuperar el sabor de la comida de verdad, con grasa, no sabes cuanto la echaba de menos cuando tú estabas cerca. Me habías atrofiado el paladar, con tu sola presencia y ya no era capaz de distinguir nada que no fuese tu sabor, y lo malo es que tu poder sobre mí iba en aumento y cada vez necesitaba más y más de ti.

Ahora he vuelto a apreciar otros sabores, más intensos, y la grasa se ha convertido en una buena amiga que llena tu vacío y me consuela aportándome lo que hasta ahora tú me prohibías: sabor, nutrición, independencia, estabilidad, entre otras muchas cosas. Sé que tiene mala fama entre tus amigos, pero solo son habladurías de gente que no la conoce, que no sabe lo que puede aportarles. Gente que se ha creído una mentira que les lleva a gimnasios y dietas hipocalóricas, gente que no come y espera con ello estar sana y delgada. Ilusos, mientras estén colgados contigo, no tienen nada que hacer, tú les manipulas y estarán sufriéndote hasta que abran los ojos a quien realmente eres. Una droga, para ellos eres delicioso y maravilloso, con esa personalidad tan adictiva y reconfortante!! Pero yo ya no quiero que me confortes, ya no necesito confort teniéndote lejos porque tú eras el causante de que primero me sintiera con energía pero luego me viniera abajo.

Lo siento ya no te echo de menos. Ya no me tientas. Me siento mejor sin ti, definitivamente nuestra historia se acabó.

Y tu, azúcar, ya no formas parte de mi vida. Por fin libre!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: