La miel no es paleo, ni tan sana como crees!!

A veces olvidamos el objetivo de esta dieta, empezamos a pensar en comer como lo haría un troglodita en una caverna y perdemos de vista que lo realmente importante es mantener la salud.

Da igual que la miel sea un alimento del todo natural hecho por inocentes abejas, NO es un alimento que podamos incluir en una dieta antiinflamatoria. Y la dieta paleolítica es una dieta donde ante todo se controla que la glucosa en sangre esté en un nivel lo más bajo posible y por lo tanto es antiinflamatoria.

Vale que la miel es un alimento con vitaminas y antioxidantes y tiene propiedades antimicrobianas y antisépticas,  que pueden ser muy beneficiosas, pero pesa mucho más el hecho de que la miel es un conjunto de azúcares.  Su índice glucémico es de 55 a 87 dependiendo del tipo de miel y su pureza. Y concretamente contiene:

– 38% de fructosa

– 31% glucosa

– 1% sacarosa

– 7,5% maltosa

Miel no apta en una dieta paleolítica o antiinflamatoria

Con esta alta concentración de azúcar no es un alimento que podamos considerar sano o beneficioso para nuestra salud. Y tampoco lo son sus derivados, la jalea real, el polen o los propóleos, que siguen siendo azucarillos de la naturaleza.

Al tomar miel aumentamos de forma rápida el nivel de glucosa en sangre y se segregan grandes cantidades de insulina para poder «quemar» toda esa glucosa. Como seguramente no necesitarás usar toda esa cantidad de energía, tu metabolismo comenzará a transformarla en grasas para poder almacenarla.

Cuando la insulina ha hecho que el excedente de glucosa en sangre vuelva a su nivel normal, suelen ser unas 2 o 3 horas después de comer, baja a un nivel por debajo del que teníamos inicialmente antes de tomar los azúcares. Y ahí es donde nos entra un hambre rabiosa (normalmente de algo dulce) y necesitamos volver a comer. No es que necesitemos alimento, necesitamos reequilibrar el nivel de glucosa.

En este caso si vuelves a tomar alimentos azúcarados o carbohidratos de rápida absorción volverás a tener que segregar insulina para controlar esa glucosa, y entrarás en el circulo vicioso de la tiranía del azúcar de tener que comer cada pocas horas.

Cuando eramos una especie que vivía periodos de hambruna era necesario tener estos almacenes de grasa para mantener la temperatura corporal y a la vez poder sobrevivir en los momentos en que el alimento escaseara, pero ya no es así en nuestra sociedad no es necesario tomar miel y además está desaconsejado porque como seguramente tendrás alimentos a tu disposición y volverás a comer en poco tiempo, no vas a usar esas reservas de energía y lo único que conseguirás es engordar e inflamarte progresivamente.

Seguimos siendo la misma especie desde hace millones de años, pero nuestro ambiente ha cambiado, y con ello nuestras necesidades, y tomar miel ya no es una de ellas.

Eso sí, puedes usarla como producto de belleza, en ese aspecto es del todo beneficiosa y te dejará una piel suave y tersa.

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: