Que no hacer si quieres perder peso

Se acerca el veranito y como todos los años quieres perder algo de peso. En caso que no sigas una dieta paleolítica o antiinflamatoria estos son los errores que no debes cometer:

– Contar calorías: Te habrás dado cuenta que no funciona, verdad? Es una afición poco saludable tanto a nivel físico como mental. Las necesidades calóricas van en función de tu altura, peso, actividad física, metabolismo.. etc. Demasiados factores como para saber cuanto necesitas comer, y cuantificar todos estos factores en un laboratorio para  diseñar un estándar no es algo precisamente sencillo, por eso no funcionan las dietas de contar calorías y pesar lo que comes. Todo es más fácil.

Tu cuerpo a través de dos hormonas, grelina y leptina (además de otras glándulas y tejidos), te dice cuanto necesitas comer. No necesitas terminarte el plato si ya no tienes hambre. Intenta comer despacio, por si no lo sabes el estrés es uno de los motivos por los que engordas.

– Pasar hambre: No es cuanto comes, es lo que comes!! El que una persona almacene demasiada grasa es un signo claro de que algo en su metabolismo no está funcionando bien. No tiene sentido pasar hambre si cada vez que comes escoges alimentos que lo único que hacen es engordarte y enfermarte. Necesitas romper ese círculo vicioso cuanto antes.

A veces no se trata de que comas mucho, hay gente que apenas come y continúa engordando, tampoco es exceso de gula, el motivo puede ser otro.

Pongamos un ejemplo, tienes una cuenta en el banco, haces un ingreso al mes y decides que vas a gastar un 25% esa semana y ahorras el resto. Por un tiempo funciona así pero entonces el banco insiste en que solo te lleves un 20% y que ahorres el resto. Pasado un tiempo tu banco solo deja que gastes un 5% a la semana de todos tus ingresos. No salen las cuentas y necesitas ingresar más. Tu cuenta se va haciendo más abultada, pero no es un buen negocio cuando no puedes acceder libremente a tus depósitos. En este caso tu tejido adiposo es la cuenta del banco, atesorando lo que comes en forma de grasa por si lo necesitas más tarde. Por eso no necesitamos comer 5 veces al día siempre tenemos reservas.

La mala noticia es que cuando comemos lo que no debemos (excesivos carbohidratos refinados y aceites vegetales repletos de toxinas), nuestro metabolismo se rompe. Tu cuerpo comienza a almacenar más de lo que debería y no deja que lo gastes, tienes hambre cada pocas horas. Comes y almacenas aquello que comes.

El pensamiento suele ser: como demasiado y por eso estoy engordando. Pero realmente deberíamos pensar: estoy engordando por eso como demasiado.

– Usar pastillas adelgazantes. Son drogas que funcionan inhibiendo el apetito, pero interfieren con tus niveles hormonales. Y si tu equilibrio hormonal está dañado, tu cuerpo sigue almacenando demasiado y pasas hambre,  ¿De veras crees que añadir drogas a la ecuación va a mejorar algo?

– Ejercicio intenso. No voy a decir que el ejercicio sea perjudicial, al contrario, nuestro cuerpo está hecho para mantenerse en movimiento. Pero no es una herramienta útil a la hora de perder peso. Matándote en el gimnasio solo conseguirás estar más hambriento,  camina haz ejercicio de resistencia y mantente en movimiento para sentirte mejor, pero no exageres no adelgazarás y lo que vas a conseguir es ganar en volumen, pretender adelgazar solo con ejercicio sin cambiar hábitos alimenticios es una utopía.

– Comer cereales integrales. Especialmente si tomas cereales con gluten (trigo, cebada, centeno, avena, kamut, espelta, triticale y derivados) que además de dañar tu sistema inmunitario y predisponerte a ser un futuro celíaco (te recuerdo que más del 80% de las personas con algún grado de enfermedad celíaca no están diagnosticados) también son los causantes de la mayoría de enfermedades autoinmunes (artritis, lupus, Crohn, desequilibrios en la tiroides..etc) pero sin ir tan lejos, la osteoporosis o una anemia pueden ser debidas a que tu intestino está tan dañado por el gluten que ya no es capaz de asimilar de forma efectiva el calcio o el hierro de tu dieta. Y sin dejar de tratar el sobrepeso los cereales integrales elevan tus niveles de insulina lo que hace que almacenes grasa.

– Comer todo sin grasa: La grasa no es tu enemigo, al contrario. Es el lubricante que necesitamos para funcionar, la grasa que ingieres no te hace estar gordo y el hecho es que no dispara tu nivel de insulina. La grasa es un saciante, en comparación con los carbohidratos te llenas antes comiendo la misma cantidad de grasa que de carbohidratos. Necesitamos grasa para sobrevivir, nuestro cerebro es grasa, si no obtiene la necesaria funcionará mal, esto es depresiones, violencia.. etc.

– Tomar solo frutas y verduras. En el fondo son azúcar, si es cierto que aportan energía, pero tus reservas de grasa ya tienen suficiente energía almacenada, se trata de que gastes esa energía almacenada en forma de grasa, no que tengas más y más energía rápida para gastar.

Las frutas son especialmente ricas en azúcares y aportan poca fibra (si pelas una manzana dile adios a vitaminas y fibra) La fibra no es necesaria para tu intestino, al contrario, lo hace vago. Pero si estás intentando perder peso añadir el azúcar que contiene la fruta (más dulce, más azúcar) es lo peor que puedes hacer.

– Pesarte constantemente. Solo conseguirás estresarte.  Hazlo una vez a la semana y procura que sea a la misma hora. Pero no te obsesiones, si pierdes peso y a la vez pierdes músculo el resultado puede ser muy poco saludable y realmente poco estético.

 

Si quieres adelgazar lo mejor que puedes hacer es:

– Deja de comer porquerías y apúntate a una dieta antiinflamatoria como lo es la dieta paleolítica

Controla el estrés y la ansiedad para que puedas reconocer las necesidades de tu cuerpo

Duerme lo necesario, lo de las 8 horas no tiene porque ser una utopía.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: