Que se vende aquí??

Paseando por Funchal justo detrás del mercado dos lavradores me topé con esta carnicería y me fue del todo imposible no entrar a cotillear.

Y es que desde hace mucho tiempo nuestras carnicerías se han vuelto del todo asépticas y es fácil pensar que las chuletas nacen ya cortadas y empaquetadas como los niños creen que la leche nace en tetrabriks en los supermercados.

Pero aquí te dejan claro que es lo que venden, de donde salen tus costillas y además puedes recordar lo enormes que son las vacas!!!!

Me gusta saber que es lo que como y apuesto a que las hamburguesas de este sitio no llevan carne de hasta 20 vacas distintas como sucede con las hamburguesas del McDonalds, a veces parece que el progreso sea en realidad un retroceso!!

 

Os deseo un feliz y carnívoro fin de semana!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
  • Josan

    Hablando de carne… tengo entendido que llevando una dieta como ésta, se hace necesario comer hígado para asegurarnos el aporte de todos los nutrientes posibles. ¿Tienes alguna receta que mejore o enmascare el sabor? Porque el hígado me sabe a rayos…

    • Josan no tomes hígado si no te gusta, es cierto que es una de las mejores fuentes de proteína y que contiene hierro, zinc, vitamina A, riboflavina, niacina, vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12, ácido pantoténico, fósforo, cobre y selenio. Pero no tienes que obligarte a tomarlo si no te gusta porque esas sustancias, vitaminas y minerales, llevando este tipo de dieta, los obtendrás en otros alimentos.

      Pero si quieres darle un último intento prepáralo exactamente igual que tu carne favorita y si no te gusta ni se te ocurra tomarlo vuelta y vuelta, en mi caso me encanta el hígado y lo preparo encebollado:

      Rehogar cebolla picada y ajo fileteado en aceite de oliva a fuego medio (a veces también le echo laurel). Incorpora el hígado cortado en trozos. Cuando veas que ya está medio hecho porque se vaya poniendo más blanco añádele pimentón dulce al gusto y remueve y añadimos también vino blanco (puede ser hasta vermout). Sal y pimienta y déjalos a fuego lento hasta que veas que se ha reducido el líquido. Espolvorealos con perejil picado y sírvelo caliente.

      También puedes hacer una picada con ajo, perejil y aceite de oliva. Que pones encima del hígado y lo dejas en adobo unas 2 horas. Y luego asas el hígado a la brasa o a la plancha.

      Otra receta es preparar un adobo con vinagre, vino blanco, ajo, pimienta y las especias que más te gusten y lo pones en este adobo al menos una hora (más tiempo mejor) y cuando quieras cocinarlo solo tendrás que saltearlo en una sarten

      La mayoría de recetas que conozco llevan cebolla y es que al hígado, que puede resultar amargo, le van bien los sabores dulces y he visto hacerlo con leche, con jerez, moscatel y hasta con "güisqui", el pimentón dulce le va también muy bien y si quieres variar la grasa y no usar siempre el aceite de oliva puedes usar mantequilla que además le aportaría sabor dulce, o manteca de cerdo (un lujo que los paleos podemos permitirnos y el resto de enemigos de la grasa no) pero cocina el hígado sobre todo con las especias que te gusten y así te será más agradable. Y mézclalo con otro tipo de carnes, el bacon por ejemplo le queda muy bien porque es un sabor más fuerte que enmascara el sabor del hígado.
      Pero lo dicho, no te obligues si no quieres.

  • Josan

    Muchas gracias Ana. Como todavía me queda bastante que aprender y eso, de momento quiero forzarme a comer hígado, para asegurarme el aporte necesario. Estoy seguro de que hay cosas que todavía no hago bien, así que quiero usar el hígado como "comodín". Probaré como dices con bacon, cebolla y especias.

  • Susana

    Ana…estaba leyendo este artículo y quería plantearte otra duda…

    Una chica amiga mía estaba haciendo un estudio de alimentos en laboratorio y me comentó que hígado no deberíamos consumir porque es a donde van a parar toda clase de tóxicos de los animales…a mi me gustaba,pero desde entonces lo desterré de mi dieta.

    ¿Qué opinas?

    • Ese es un error común, la gente piensa que el hígado es un filtro o un colador que filtra toxinas y no es así, el higado es más como un laboratorio donde se analiza la sangre y crea sustancias que necesitamos para inutilizar y excretar las toxinas, convertir la proteína en glucosa y esta en glucógeno y crea los lípidos que necesitamos (triglicéridos y colesterol)

      Si el hígado contiene toxinas (metales pesados como el arsénico o el cadmio) el resto de la carne también las contiene, lo que si es cierto es que comerlo aporta muchísima vitamina A, mucho hierro y cobre, no debemos tomarlo a diario pero no hay peligro en hacerlo una vez a la semana y además está tan rico!!!!!!!

A %d blogueros les gusta esto: