En que nos afecta el gluten a los que no somos celíacos

Practicamente todo el mundo sabe que el gluten es una proteína presente en el trigo y demás cereales, si eres celíaco sabrás cuales son las consecuencias que nos produce esa proteína en el intestino, pero el daño que produce esta proteína no solo afecta al intestino y no solo afecta a los celíacos.

Según la universidad de Chicago hay alrededor de 300 síntomas producidos por el gluten e incluso a veces no hay síntomas, lo que no significa que no haya daños.

Los síntomas más característicos de esta enfermedad son:

         Distensión y dolor abdominal recurrente, hinchazón de estómago
         Diarrea crónica / estreñimiento
         Vómitos
         Trastornos hepáticos y del tracto biliar (transaminasas, hígado graso, colangitis esclerosante primaria)
         Pérdida de peso
         Anemia ferropénica que no responde a la terapia de hierro (esta me afectaba personalmente)
         Fatiga, letargo
         Retraso en el desarrollo o baja estatura en niños producida por una mala absorción del hierro y calcio
         Retraso en la pubertad
         Dolor en articulaciones
         Sensación de entumecimiento en las piernas
         Llagas dentro de la boca
         Diabetes        
         Problemas en la tiroides        
         Erupciones cutáneas (dermatitis herpetiforme (DH))
         Decoloración de los dientes o pérdida del esmalte
         Infertilidad inexplicada, aborto involuntario recurrente
         Osteopenia (baja) u osteoporosis (más grave problema de la densidad ósea)
         Dolor de cabeza recurrente, neuropatía periférica
         Trastornos psiquiátricos como la ansiedad, la depresión e incluso esquizofrenia

¿A que después de haber leído esto el pan blanco ya no te resulta tan inocente?

El gluten daña por sistema las vellosidades en el revestimiento del intestino y lo único que nos diferencia de los que sufren alergía o intolerancia es el grado en que nos afecta. En personas sensibles estos síntomas son muy agudos y les hacen enfermar, pero también afecta a personas normales puesto que el daño es acumulativo y quizás hoy no te veas reflejado en esa lista, pero algún día, con seguridad, tendrás alguno de los síntomas que has leído. Las vellosidades de tu intestino no son ajenas al ataque inmunológico del gluten, al menos no eternamente. Si sufres cualquier tipo de enfermedad autoinmune (diabetes mellitus, lupus, colitis, Graves, Crohn, Hashimoto..etc.) por descontado te afecta el gluten y en mayor medida que a una persona sana.

Además existe la mayor de las incoherencias con respecto al gluten y es que,  ¿como sabes que no te afecta sino dejas de tomarlo? La mayoría de nosostros consumimos o hemos consumido gluten desde bebés y es lo más normal encontrarlo en prácticamente todos nuestros alimentos procesados ya sea usado como espesante o aglutinante y es que gluten es una palabra que en latín significa pegamento.

Uno de los casos que más me han sorprendido es que la pimienta blanca molida puede contener gluten, mejor comprobar que sea sin gluten o cómprala en semillas y a las patatas congeladas se le echa gluten para que conserven el color blanco tras la congelación.

Si alguna vez te has hecho la prueba para saber si tienes intolerancia y ha salido negativa o no tienes síntomas no creas que estás exento de sufrirla, son comunes los falsos negativos y en algunos casos solamente con una biopsia se puede confirmar la enfermedad, hoy puede que salga negativa y positiva si te la haces al cabo de un mes.

Lo mejor sería evitar los cereales que contienen gluten al menos durante 2 semanas:

Trigo y sus variedades como espelta y kamut
Avena
Cebada
Centeno
Triticale, híbrido del trigo y centeno

  Y si no te encuentras mejor (cosa que dudo) vuelvas a consumirlo, lo interesante es que durante las semanas de prueba llevases un diario donde escribas que sensaciones físicas estás teniendo y al volver a introducir el gluten continues escribiéndolas en el diario puesto que al volver a introducir el gluten en la dieta se produce un efecto rebote donde los síntomas se manifiestan de manera exagerada y en caso de que por ejemplo hayas controlado tu estreñimiento y funciones con regularidad veas que vuelves a sufrirlo y te sientas realmente incómodo/a. Ahí verás en que manera te afecta el gluten y si vives mejor o no con él en tu dieta.

Ahora solo paseo por campos de gluten

Por mi parte después de años con análisis deficitarios en hierro, anemias ferropénicas recurrentes y cíclicas visitas a hematólogos y suplementaciones con pastillas, mi hierro está en un nivel más que óptimo con lo que no tengo tanto cansancio como antes, siempre me habían dicho que el hecho que tuviese el hierro bajo era debido a las menstruaciones en la edad fértil pero va a ser que ese solo es otro mito médico del que hablaremos otro día.

Aún me resulta paradójico ver como buscando una “cura para mi colesterol“, haya conseguido curarme de otros males que creía tendría que sufrir de por vida y es que solo hay que comer bien para sentirse bien.

¿Y tu que vas a hacer, pruebas a vivir sin gluten, o prefieres vivir sin saber como es  estar realmente sano?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: