El sistema sanitario y las galletas María

Ayer me pasé el día en la sala de urgencias de un hospital. Ante las horas perdidas y sin cobertura en el móvil me dediqué a hacer estudios demográficos de la gente que había en la sala, por una parte es lógico que hubiese más personas con obesidad porque esta complica cualquier otra enfermedad que puedas padecer, además me fijé que es fácil saber que personas conviven y comen juntas porque, salvo casos inusuales, suelen presentar el mismo grado de sobrepeso y obesidad. El resultado entre pacientes y acompañantes es penoso, en 68 personas que por allí desfilaron, incluyéndome a mi misma, un 70% eran personas obesas, no digo con sobrepeso, digo obesas y la diferencia radica en que los kilos de más ya no son solo visibles sino molestos.

Si miramos al personal y solamente al femenino puesto que en la sanidad española hay un porcentaje altísimo de género femenino el tema no mejora, salvo un par de jovencitas con tallas normales el personal que, durante los dos turnos que me tocó padecer, desfilaron ante mis ojos no eran precisamente la imagen de salud que esperas en un profesional de la salud.

Una de las cosas que más aborrezco es la incoherencia, lo siento si eres incoherente con tus principios e ideas no mereces mi respeto. Y consecuentemente uno no puede vender salud si está obeso o fuma, un dentista no puede tener los dientes podridos, ni una dietista obesidad, un médico no puede darte unos consejos que no se aplica, no me vale que en casa del herrero el cuchillo sea de palo.

coherencia

Hace unos meses el gobierno aprobó la ley que limitaba la venta de bolleria industrial y refrescos en colegios. Está bien primero que reconozcan que grasas trans y azúcares son los causantes de la epidemia de obesidad que afecta a nuestros niños, y mejor aún está que intenten protegerlos de su consumo ¿pero que hay de los enfermos?

Ayer ingresamos por una supuesta “gripe estomacal“, después de seguir el protocolo llegó la hora de probar si el paciente admitía algún tipo de alimento sin vomitarlo, y casi me convierto en Lucifer cuando lo que nos traen son dos yogures naturales y un paquete de galletas maría. Vamos a leer la etiqueta:

Harina de trigo 65%, azúcar, grasa vegetal, jarabe de glucosa y fructosa, gasificantes (bicarbonato sódico y amónico) sal, emulgente (lecitina de soja) suero de leche en polvo 0,11%, antioxidantes (metabissulfito sódico).
 
Galletas maría con grasas trans

Las galletas maría son secas, y llevan grasa vegetal, para que una grasa vegetal se convierta en sólido necesita pasar por un proceso de hidrogenación, que produce grasas trans. Así que a pesar de que no ponga grasas trans en su etiquetado, las empresas no están obligadas, solo con ver grasa vegetal y observar que el producto resultante no está aceitoso sino seco estaremos sin duda ante una grasa trans.

Y el jarabe de glucosa y fructosa, digamos que es una de las sustancias más perniciosas creadas por el hombre. Culpable no solo de la obesidad mundial sino también de muchas otras enfermedades de nuestra época entre ellas la diabetes tipo 2.

Lo sangrante del tema es que estas galletas también se las han dado a un diabético tipo 1 que había ingresado por una hiperglucemia, dar galletas azúcaradas a un diabético es matarlo, dar esta “mierda comercial” a un diabético tipo 1 es lo mismo que pretender quedarte sin paciente. Quizás en nuestro país aún no sepan que esos azúcares no se metabolizan y que la glucosa pasa directamente al torrente sanguíneo, sin presencia de insulina o con un nivel de insulina bajo, por el motivo que sea, estas simple y llanamente matando al diabético. Empeoras su hiperglucemia y le estás produciendo una serie de daños que a la larga afectan a su cerebro, córneas, sistema circulatorio, sistema nervioso…etc.

Entiendo cuando la doctora me dice, “Es que no tenemos otra cosa”. De repente entiendo muchas cosas:

Entiendo que seguramente ella tampoco tenga otra cosa para merendar y entiendo sus kilos de más y también que las compañeras también estén pasadas de kilos merendando galletas en cada turno.

Entiendo que es conformista y que de su parte nunca partirá la iniciativa para intentar que al igual que en los colegios también se prohíban ese tipo de alimentos en hospitales.

Entiendo que no podemos esperar a que “papa estado” u otras autoridades velen por nuestra salud, y que seguramente dentro de algún tiempo se prohíban este tipo de productos como ya han hecho en Dinamarca o en California pero mientras estamos desprotegidos.

Entiendo que más que nunca nuestra salud depende de nosotros mismos, que tenemos acceso a la información y debemos usarla en consecuencia para protegernos.

Entiendo que los enfermos van a tener que protegerse por si mismos no solo de sus dolencias y de la falta de profesionalidad del personal sino también de la mala alimentación que el sistema sanitario les procura.

– Entiendo que a pesar que tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, también tenemos el sistema sanitario más incoherente. Bienvenidos a Españistán!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
  • Mónica

    Ana, pero cuánta razón tienes!!! No dejas claro si eras tú la que estaba pachucha, en cualquier caso espero que ya estés/esté recuperad@.

    Por cierto, he leído en JyB hablar sobre el azúcar de coco para endulzar ¿qué opinas?

    ¿Como va tu tienda? si hay productos que podemos ya pedirte no dejes de decirlo please.

    Bego, espero que todo vaya bien con tu proyecto, nos tienes expectantes, cuéntanos cuando puedas!!

    • No, no yo pachucha no… "vade retro satán" 😀

      El azúcar del coco es fructosa, en Europa casi el 14% de la población presenta intolerancias, el problema es que muchos no lo saben. La fructosa aislada (sin la fibra de la fruta) da varios problemas entre ellos mala absorción intestinal y a la larga es perjudicial para el hígado (que es quien la metaboliza). Volvemos a lo de siempre, no por ser natural es beneficioso y algo natural cuando es procesado normalmente pierde lo que quiera que traía de beneficioso. A decir verdad en su día probé ese azúcar de coco y no me gustó (además creo que la fructosa me sienta especialmente mal) Pero lo aconsejable es que tomemos el coco con la fibra para que tarde mucho más en digerirse y la metabolices más lentamente y además sea proporcional la cantidad de azúcar a la de fibra. Aislándola tomas mucha más cantidad de azúcar que si tomas la misma cantidad pero de coco rallado por ejemplo.

      En la tienda voy a incorporar algas (bio) y comienzo en "modo pruebas" para ir testeando aquello que funciona y lo que falla. Y ando a la búsqueda de chocolates (no quiero vivir sin chocolate) te aviso en cuando la tenga disponible, ays que nervios!!!

  • jesús

    Hola, los sanitarios no tiene la culpa. Les han educado así. En la carrera les han dicho que las grasas saturadas son malas, etc. Si llevan la contraria, por ejemplo, si dan mantequilla a un paciente y por casualidad se muere, entonces cargan solos con toda la responsabilidad, y van a juicio, y son sentenciados por "irresponsables". Yo haría lo mismo que ellos: seguir la corriente. Lo que tiene que cambiar no son los médicos y enfermeros desde "abajo", sino la educación y la enseñanza desde "arriba". Que en las Universidades de medicina se enseñe de otro modo. Pero eso as día de hoy es muy complicado y muy lento. Primero tiene que haber consenso sobre qué es bueno y qué es malo a la hora de comer, y no lo hay. Yo creo que el sistema sanitario español aprueba con nota comparado con el de otros países (como el de Italia, donde estuve viviendo un año). Piensa que la sanidad moderna está muy avanzada en el tratamiento de enfermedades, los médicos te pueden salvar la vida. Fallan a la hora de aconsejarte qué debes comer o qué no, pero eso no te mata de un día para otro. Una galleta no mata a nadie. Además, ellos no pueden salirse de las guías de su profesión si no quieren cargar con las consecuencias. Un médico privado puede recomendar que comas mantequilla, pero en un Hospital público seguramente no se pueda hacer si no quieres que te abran expediente. Hay que apuntar más alto hacia los culpables, y mirar con indulgencia a los profesionales de la salud, que hacen lo que pueden y lo que les han enseñado. Un saludo.

    • Jesús estoy de acuerdo, los sanitarios no tienen culpa, pero no es lo mismo ser mecánico y cambiar bujías que jugar con la vida de la gente. Cuando un enfermero te mide la glucemia a la media hora de comer yogures y dice: ahh te ha bajado, seguro que te hacía falta comer algo. En ese momento deja de ser un profesional para convertirse en un "pinchavenas" que tiene menos idea de diabetes que papanoel. Y sí, una galleta maría en según que casos (hiperglucémias) puede ser el detonante de un coma y si no es atendido a tiempo, dulce lápida que te han preparado.

      Mi crítica es hacia el ministerio de sanidad, que es incoherente, no hacia los sanitarios, saben de sobra que las trans son dañinas pero forman parte de la alimentación de los pacientes y estando en un hospital tienes que comer lo que te pongan, no hay opción. Protegen los colegios (al menos en teoría) pero no a los pacientes. Esa es mi crítica.

      Sobre la responsabilidad del gremio sanitario…. ahí entraríamos en temas casi personales, éticos y estéticos, pero todo el mundo tiene derecho a equivocarse, ¿verdad?

  • No tenía ni idea. Con tu permiso doy difusión a la entrada (y te pongo dentro de la lista de blogs de felizmente). Muy interesante…

    • Hola Jose María!!
      Aún no he abierto un libro, de esta me pilla el toro, el torero y la cuadrilla entera.

      Un abrazo!!

  • Pedro

    Ana muy acertada tu crítica y la apoyo totalmente. Jesus no interesa que se cambie el sistema, el dinero está en juego y es lo que prima, lo demas les importa un "bledo". El sistema económico y sus grandes multinacionales no le interesa las verdades sobre la comida que realmente se debe comer.

    El último spot de mcdonald sobre unos dulces que dan muchísima energía es de locos, estan engañando a la gente y la gente no se entera y a la vez tampoco quiere enterarse porque tengo la ligera impresión que la gente quiere vivir y enfermar o engordar les da igual, eso es lo que no entiendo. Esta mañana desayunaba un monton de gente en la cafetería donde voy, palmeras integrales, bocadillos gigantescos, donuts, etc etc…

    Saludos.

  • ¡Hola Ana!

    Pues si estaba implicado el estómago en esa gripe… no voy a poder recomendar que explorase la saturación en C ;-).

    Por cierto, ¿estás segura de que si lleva aceites parcialmente hidrogenados no están en la obligación de indicarlo en la etiqueta? (lo que sí obvian, salvo productos daneses si no recuerdo mal, es la cantidad de ácidos grasos trans). Lo digo porque sí que es común encontrarlo especificado (aceites parcialmente hidrogenados), sí que hay algo similar en EE.UU. que les permite poner 0g de grasas trans si tiene menos de 0'5g (por ración), pero los únicos productos que he conseguido aclarar a qué se refieren con "aceite/grasa vegetal" ha sido en productos en el Lidl que a veces, no todas, son más específicos en otros idiomas que en castellano: aceite de palma a veces, pocas, acompañado del de girasol. Igual que antes yo esquivaba el de palma, obviamente ahora esquivo el de girasol ;-).

    Un abrazo.

    • Lo cierto es que no están obligados más que a decir los ingredientes que usan (grasa vegetal), las calorías por porción y el porcentaje de proteínas, grasas e hidratos, nada más, si te dan alguna información a mayores o algún desglose, es iniciativa de la empresa, triste pero cierto.
      También lo comentan en el libro de Adriá y Fuster (me está gustando el libro este), al no estar obligados los consumidores acabamos por no saber que consumimos. Cuidado con el aceite de coco y palma, que si es refinado (en forma líquida y transparente) también presentan trans. Supongo que si no especifican "orgánico" es mejor no consumirlos…

      En Pontevedra (capital) está habiendo muchos casos de gripe estomacal, afortunadamente mi sistema inmunitario funciona en "modo experto" y me estoy librando a pesar de tener contagios cerca. Esto es como vivir en una peli de zombies esquivando virus.

  • ¡Me olvidaba! No es por meterte presión… pero sé de buena tinta que hay quien está esperando a que actives la tienda para empezar con el aceite de coco ;-).

    Otro abrazo.

  • Juanma

    Estoy de acuerdo con Jesús todo es un problema de buena educación. Los funcionarios no pueden luchar contra el sistema, porque el sistema los expulsaría.

    Cuando aumente la diabetes la gente dejará el ázucar por los nuevos edulcorantes. Las empresas de alimentación no tendrán perdidas y los politicos aplaudiran con las orejas porque hay estudios que dicen que no pasa nada. Ya sabemos quien los paga (los estudios y los politicos). Ayer vi la noticia que Pepsico investigaba con bebes abortados sus nuevos edulcorantes.

    En una residencia de ancianos meriendan con zumo o café con leche y galletas a las cuatro y media de la tarde. Cuando el segundo turno ha empezado a comer a las 2 de la tarde. En cuanto al hospital no recuerdo mucha enfermera gordita. Bordes muchas, supongo que por la tensión…

  • Mónica

    Gracias Ana. Esperamos tu aviso de apertura!

  • Las famosas galletas María.. , me acuerdo cuando d pequeña no quería cenar y mi madre se quedaba tan contenta si conseguía meterme un vaso d leche con mileeees de galletas absorbiendo la leche de modo q la cuchara se quedaba de pié en el vaso, y tan feliz q se acostaba una porque las galletas eran sanísimas, sobre todo las maría, of course!

    Otro momento María total fue cuando tras mi operación y después de 2 días bebiendo sólo agua o manzanilla, mis primeros sólidos fueron un yogur danone d macedonia y un paquetillo con 3 galletas María..jeje

    Bienvenida sea la tienda d Ana…

    • Hola Roseva, ¿que tal salieron las pruebas? ¿te trata bien el sistema sanitario?

      Tengo la sospecha que estas galletas y las que comíamos de niñas no son las mismas, a pesar que tengan el mismo nombre, me parece que en aquellos años el jarabe de glucosa y fructosa no había llegado a la península. Y otra pregunta, ¿es cosa mía o antes las galletas (incluso las compradas) se ponían blandas aunque cerraras el paquete y ahora permanecen crujientes así pasen meses?

      • Muzaraque

        Lo de ponerse blandas dependen del clima… Venden en la A-6 a la altura de medina del campo unos dulces duros como piedras, si te los llevas a Gijón se acaban poniendo blandos, en Madrid no.
        Justamente en “no son iguales que hace años”, pensaba yo…. creo que el famoso “colacao” lleva mas azucar que hace 35 años y menos cacao.

  • Yo resumiría lo del sistema sanitario a "el sistema". Por cierto, me estoy dando cuenta últimamente que es casi imposible hacer una compra normal (de las de cada día en supermercado) evitando las trans, están en todo.

    • Nos toca volver a los productos frescos, y aprender cómo se hacen las cosas para que no nos la cuelen. Pero te aseguro que merece la pena el esfuerzo!!
      Un beso

  • Pedro

    Hola Ana. El libro de Adriá y Fuster está bien pero si mal no recuerdo permiten todo tipo de alimentos en una dieta sostenible, inclusive probar algo de dulce según ellos por que no, aquí me quedé yo un poco desconcertado.

    …La verdad es desconocimiento esto de los alimentos. Ahora mismo una chica en la cafetería ha pedido una coca cola zero y un cruasan de jamon y queso amarillo. "Tela…"

  • Ese libro es muy generalista, lo veo más como cultura general sobre alimentación que como un manual de nutrición o dietética.

    Eso sí, aunque aún no dan vía libre a las grasas dicen muchas de las cosas que decimos aquí. Entre ellas hablan sobre como conservar alimentos, como comprar en el supermercado..etc. Lo que es pesado es la forma de presentación simulando una familia que compra, cocina y come. El tufillo paternal/moralista tampoco es de mi agrado, pero al menos dan datos veraces sobre la degradación de las grasas o la caducidad de los huevos. Algo es algo!!

  • Pedro: Sobre el desconocimiento hacia la alimentación, el problema es que esa chica cree que está comprando un refresco sin azúcar y un bollo con jamón y queso. Pero desconoce cómo se han fabricado esos "alimentos"

    Mi padre ahora estaba contando la gente que conocemos con cánceres, a los entierros que ha ido de personas más jovenes que él.

    Lo único que creo es que la comodidad acaba teniendo un precio. Uno demasiado caro.

  • Perdona Ana, pero yo como Santo Tomás 😉

    Obviamente las fuentes favorables al consumo de aceite de palma, no van a decir nada de su eventual contenido de ácidos grasos trans: directamente dicen trans fat free. Pero tanto en fuentes en principio imparciales (capítulo de libro) como en las directamente opuestas a su consumo (ésta —comenta un estudio equiparando a los efectos sobre los lípidos sanguíneos del aceite de palma con los de los ácidos grasos trans… sin medir la densidad de las partículas LDL— o ésta), no he encontrado nada que niegue la suposición de que no tiene ácidos grasos trans. En la página de wikipedia sobre los ácidos grasos trans, se habla de la generación de estos por la reacción incompleta con el catalizador en el proceso de hidrogenación (a mitad de reacción, puede girar, y en vez de completar el segundo paso volver atrás formando otra vez enlace doble entre los dos carbonos: ¡voilà!, ¡ya tienes un ácido graso trans), pero no he encontrado nada sobre la generación de ácidos grasos trans simplemente por calor ("El cambio de un ácido graso cis a otro trans no ocurre en la cocina de casa.": pero no dan referencia): ciertamente al freír con aceite de oliva, por ejemplo, éste acabará oxidándose si sube mucho la temperatura (malo), pero no me queda claro que la generación de ácidos grasos trans sea significativa, y por tanto tampoco me queda claro lo mismo para el proceso de extracción (con calor, sí) en el caso del aceite de palma.

    Si Adriá y Fúster dan referencias… si no seguiré con los frutos secos del Lidl.

    Un abrazo.

    • Andrés estamos obligados a ser Tomases de la vida (que no santos) que para crédulos ya están los demás. Lástima que los viernes por la tarde no tengo el portatil delante para ver los enlaces y te contesto desde el teléfono y en clase.
      El aceite de palma orgánico no tiene trans, ni necesita hidrogenación de ningún tipo y no por calentarlo crea trans (no en la cocina de casa) pero en el proceso de refinado se pueden usar otras sustancias como disolventes y aditivos que sí pueden crearlas en unión con otros procesos como calor, presión etc, refinar no es solo depurar también desnaturaliza la materia prima para hacerla más aséptica, estable, resistente a oxidación y degradación y para así aportar un período de caducidad mucho más largo. El problema es el de siempre, falta de información por parte de los "refinadores" que pueden perfectamente presentar un producto inocuo, pero desconocemos cómo ha sido modificado/creado.

      El problema de calentar los aceites es que las moléculas al calentarse en exceso se rompen y degradan creando otras sustancias tóxicas. Cada vez que oigo en los programas de cocina decir "y cuando veas humear el aceite…" me echo a temblar. Un aceite que humea es un aceite quemado en exceso y por lo tanto parcialmente tóxico. Pero claro así nos va, hoy he sabido de 2 personas de 50 y 38 años con cáncer de colon y hepático respectivamente, y seguimos sumando….
      Adriá y Fuster dan referencias pero poco referenciadas, me interesa un estudio que citan y que habla del café, pero habrá que buscarlo porque no dicen ni de qué universidad es…. paciencia santo google bendito!!

  • Pedro

    Ana, tengo en casa un aceite de coco biológico y que suele estar sólido y blanquito. La cosa es que humea un poco cuando se derrite en la sarten… ¿quiere decir esto que no es de buena calidad?

    • Uy no, con humear me refiero a cuando está caliente tanto que comienza a quemarse, suele pasarle al de oliva si lo calientas mucho.
      Ese humo que tu dices no es tal, es vapor de agua. Consúmelo con tranquilidad y confianza.

  • Pingback: Bisfenol A, el enemigo que guarda tu comida | Me gusta estar bien()

A %d blogueros les gusta esto: