España consume menos calorías pero estamos más obesos

Estos días en todos los periódicos y medios audiovisuales se hicieron eco de los resultados de un estudio titulado «Dieta y riesgo de enfermedad cardiovascular en España» realizado por el «Instituto Drece» (enlace al primer estudio) que son un grupo de investigadores que desde 1990 han estudiado a aproximadamente 5.000 personas de edades comprendidas entre los 5 y 59 años y luego han ido variado ligeramente esa muestra.

Estudio calorias y obesidad

Tomando muestras de análisis de sangre han referenciado el estudio a los niveles de lípidos, esto es lo de siempre: colesterol total, triglicéridos, LDL y HDL. De estos datos que pueden ser factores que afectan a la salud cardiovascular pero que, como ellos muy bien dicen, no son determinantes y después de varios estudios (con diferentes tipos de medición) han sacado conclusiones como que consumimos menos calorías (250 calorías menos al día) pero estamos entre un 15 a un 21% más gordos.

La culpa como siempre es de que somos sedentarios. Que consumimos menos hidratos que los recomendados y más grasas saturadas y proteínas.

Lo primero es dejar claro que son estudios basados en estadísticas de personas escogidas para realizar análisis de sangre, pesarlos y hacerles encuestas sobre los hábitos alimenticios, aquí lo único objetivo del estudio son los datos de los análisis de sangre, porque cuando las personas contestan a preguntas hay mucho de mentira y mucho de «deseabilidad social«. Y es que tu no vas a tu centro de salud a decirle a tu médico la verdad, la mayoría vamos al médico a decir lo mínimo necesario para que no nos «echen la bronca» y tal como decía «House»: El paciente siempre miente.

house-todo el mundo miente

Y como ya sabemos el peso no es más que un valor orientativo, porque peso y volumen son conceptos diferentes y podemos pesar lo mismo así seamos atletas «todo músculo» que no atletas «todo grasa«. Y el hecho de que una persona mantenga su peso no significa que esté sano si a lo largo de los años el músculo se ha convertido en grasa. En el último estudio si han usado el índice de masa corporal, que relaciona la talla con el peso, no está mal que al menos se hallan dado cuenta del error pero no sirve para relacionar con los datos anteriores donde solo pesaban y no tallaban a las personas.

Reconocen que se consumen más grasas saturadas y que ha descendido la mortalidad por enfermedad coronaria, pero estamos más gordos y es que las bebidas azucaradas, grasas trans y bollería industrial no salen gratis. Pero a pesar de esto último seguimos teniendo una de las tasas más bajas en enfermedades cardiovasculares junto con los franceses. Y lo achacan a otros factores dietéticos, pero sigue costando reconocer que sociedades que consumen grasas (en nuestro caso lácteos, carne y sobre todo aceite de oliva) son sociedades protegidas. Cito textualmente:

A pesar de las escasas variaciones en las tasas de mortalidad por enfermedad coronaria, nuestro país todavía se caracteriza por tener una de las tasas más bajas de mortalidad cardiovascular entre los países occidentales. Esta aparente paradoja, ya propuesta por los franceses38, parece que también puede ser aplicada, de momento, a nuestro país35. Otros factores dietéticos, distintos de la grasa saturada y el colesterol, contribuirían a modular el riesgo cardiovascular. Las vitaminas antioxidantes39-41, flavonoides y fitoestrógenos3,42-44, ácido oleico45,46, ácidos grasos de la serie *-347-49 y folatos50 son algunos de los nutrientes que se han propuesto como implicados en las diferentes tasas de incidencia de las enfermedades cardiovasculares entre poblaciones, en muchos aspectos con una contribución más relevante que los clásicos nutrientes comentados anteriormente. (enlace)

Parece que a lo largo de los años en nuestro país se sigue consumiendo queso, jamón, aceite de oliva, mantequilla, se consume más pescado y también más frutos secos, está bien que así sea y está bien que se mantenga.

También consumimos aquello que no deberíamos, lácteos desnatados, margarinas, trans, pero quizás en este tipo de grasas debieran las autoridades poner responsabilidad y restricciones. Aunque pensándolo bien, es complicado muy complicado y utópico pensar en que tipo de alimentos consume tu población cuando estamos pendientes de no ahogarnos con la prima de riesgo…..

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: