Intolerancia a la lactosa, algo más que mala leche

La intolerancia a la lactosa es la deficiencia en la producción de la enzima lactasa necesaria para degradar,dividir y asimilar el azúcar presente en la leche, también en la leche materna. Hoy en día se encuentra en muchos alimentos como la bollería industrial, alimentos elaborados, y se usa como excipiente en gran cantidad de medicamentos.

Si produces poca lactasa y no es suficiente la que produces para la cantidad de lácteos que consumes, puedes sufrir, vómitos, diarreas, reflujos, dolores abdominales o cualquier tipo de molestia intestinal.

intolerancia a la lactosa

La intolerancia es muy común entre un 10% en niños y 40% en adultos y hay un componente genético asociado a la raza que no hay que despreciar, se sabe que producir lactasa es una adaptación evolutiva de las poblaciones ganaderas que consumían leche de los animales que criaban. Así la intolerancia afecta al 5% de habitantes del norte de Europa y aumenta hasta el 90% en África.

Si la intolerancia no es genética seguramente será transitoria y está provocada por el abuso de antibioticos que dañan y eliminan la flora intestinal o puede estar relacionada con un tipo de celiaquía, Crohn o gastroenteritis vírica que afectan cuando las vellosidades ya están dañadas. En estos casos repoblando la flora intestinal y eliminando el gluten respectivamente se puede volver a consumir lácteos sin mayor problema.

Nuestro organismo es una máquina muy eficiente y no gasta energía y recursos en producir enzimas si no tiene beneficio con ello, por ello todos producimos lactasa y la asimilarás mejor cuanta más variedad de leches (vaca, oveja,cabra) y derivados (yogures, queso, leche fermentada) consumas.

Cuando surge una intolerancia la solución no es eliminar los lácteos del todo, sino adaptarse e ir probando hasta dar con la cantidad que no nos haga daño.

La leche no es toda igual y las leches fermentadas como puede ser la kefirada son menos problemáticas, además hay que tener en cuenta los tipos y por ejemplo la leche de cabra contiene menos lactosa que la de vaca.

Pero tomar leche no es en absoluto necesario para tener un buen aporte de calcio en la dieta y tomar lácteos solo es necesario en la primera etapa de nuestra vida, a partir de los 4 años baja la producción de lactasa y los problemas de digestión aumentan según nos hacemos mayores. Aquellas personas que prefieren no tomar lácteos pueden aportar el calcio necesario mediante suplementos o tomando especias como el perejil, mejorana, espinacas o pescado blanco.

¿Y la alergia?

Se es alérgico a las proteínas de la leche y no a su azúcar. Afecta entre el 2 al 6% de la población y es la quinta causa de alergias alimentarias por detrás de: Frutas, frutos secos, mariscos y huevos.

Se suele desarrollar en la infancia y ser transitoria pero solo un pequeño porcentaje continua siendo alérgico después de los 5 o 6 años de edad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: