Bisfenol A, el enemigo que guarda tu comida

Si aún tienes latas en la despensa, al terminar de leer esto deberías ir a comprobar cuales de ellas son seguras para tu salud y cuales no, porque cada vez hay más evidencias de que el Bisfenol A presente en muchas de ellas y en otros recipientes de plástico que usas a diario, podría estar causándote problemas endocrinos, alterando el normal funcionamiento de tu sistema endocrino (efecto disruptor) y puede afectar a la reproducción, además está vinculado a enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad, porque afecta a la metabolización de azúcares y grasas (obesogénico).

plasticos seguros

Francia acaba de prohibirlo en productos alimentarios ampliando la actual normativa europea, Canadá ya lo hizo y también Dinamarca, pero en España los científicos dicen que no hay suficientes estudios para tomar la misma medida, un error porque en un país donde la seguridad social está a punto de entrar en déficit (si no lo ha hecho ya) seguir medidas preventivas evitaría el tener que atender después casos que suponen mucho más gastos (quimioterapia, tratamiento para cáncer, tratamientos para diabéticos, operaciones de reducción de estómago..etc)

El bisfenol A lo encuentras en multitud de productos plásticos de policarbonato (botellas de plástico, envases de yogures, comida precocinada, tuper). Y en las latas aparece en forma de una película, normalmente blanca, que recubre el interior (resinas de epoxi) usada para evitar que el plomo y el estaño de la soldadura interior se disuelvan y entren en contacto con el alimento.

El problema es que al calentar estos plásticos las sustancias tóxicas que los componen pasan a la comida, y en las latas los niveles más altos de toxicidad se han estudiado en la salsa de tomate y otros productos ácidos, que sin llegar a calentarse por el efecto de sus componente ácidos degradan esa película plástica haciendo que pasen esas sustancias a tu comida. Además en el proceso de esterilización de estas latas, una vez que ya contienen los alimentos, consiste en someterlas a calor, no es extraño entonces que unido a los acidulantes, que conservarán estos alimentos, el nivel de Bisfenol A sea mucho más elevado.

Un reciente estudio ha demostrado que las personas que consumieron sopa de tomate enlatado durante 5 días presentaban un aumento de más de 1.221% de BPA en las concentraciones analizadas en la orina que cuando las mismas personas consumieron sopa de tomate natural.

¿Que puedes hacer al respecto?

No se trata de alarmarse ni tampoco de tirar todo lo que tengas en la despensa pero a partir de ahora es interesante que leas la composición en busca del símbolo de reciclado con un 7 o un 3 y evites consumir productos que lo contengan, sobre todo evita calentar comida en ellos usando el microondas.

Con referencia a las latas busca el mismo símbolo o una vez abiertas comprueba que el exterior e interior son del mismo material y si tienen esa película plástica en su interior evita volver a comprarla.

El bisfenol A afecta sobre todo a aquellas personas que ya tienen problemas de tipo endocrino: obesidad, mal funcionamiento del tiroides, diabetes, procesos tumorales..etc. Estas personas deben protegerse de este tipo de toxinas de manera especial.

 Nota para madres y embarazadas:

Vuelve a verse la incoherencia del sistema sanitario español, porque protege a los bebés no permitiendo el bisfenol A en sus biberones de plástico, pero deja desprotegida a la madre que antes estuvo gestándole y ahora le da de mamar así que ese niño no deja de estar en peligro porque está expuesto a «cualquier cosa» que la madre consuma.

No esperes a que las autoridades sanitarias te protejan y hazlo por ti misma. Beneficias no solo a tu hijo, también tus hormonas lo agradecerán sobre todo en el caso que estés intentando quedarte embarazada.

 Video sobre como funciona el efecto disruptor del Bisfenol A:

httpv://www.youtube.com/watch?v=L73RbJuodQE

 

Conclusión: Comer de manera natural y seguir una dieta paleo es la mejor forma de asegurarte salud. Nadie dice que sea fácil pero sabes que es del todo necesario, ¿No te parece? 

  Un enlace sobre la relación del BPA con la obesidad. Gracias Fabián!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: