Grasas trans, cuando el problema es la grasa

Así a «grosso modo» sabes que estás consumiendo demasiadas grasas trans cuando en un análisis de lípidos, el colesterol LDL está mucho más alto que el HDL, la grasa trans es considerada como el peor tipo de grasa, eleva el colesterol en sangre más que cualquier otra grasa que puedas consumir y está relacionada de manera directa con las enfermedades cardiovasculares.

Las grasas trans se crean cuando se añade hidrógeno a un aceite vegetal para que este no se vuelva rancio (atacado por radicales libres)  y los alimentos fabricados con ese aceite tengan una duración mucho mayor y un aspecto y textura menos aceitosa o grasa así galletas, pasteles, patatas fritas, margarinas y demás productos envasados pueden tener una fecha de caducidad mucho más amplia y permanecer inalterables más tiempo.

grasas trans en la tienda

Siempre que en una etiqueta aparezcan las grasas trans y aunque el valor sea mínimo esa cantidad conseguirá alterar tus niveles lípidos, tenlo en cuenta. Pero no solo eso, también aumentan tus triglicéridos que es el primer síntoma de inflamación, significando que segregarás más colesterol para responder a una lesión y es que cuando las grasas trans son transportadas por los vasos sanguíneos dañan el revestimiento de las células sanguíneas y con el tiempo también puede contribuir a una arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias), diabetes tipo 2, infartos..etc.

Afortunadamente esto cada vez es más público y los consumidores informados buscan alimentos sin grasas trans, pero no estamos libres de ellas cuando comemos fuera, consumir fritos en restaurantes o bares es igual a una barra libre de trans.

grasas trans en el restaurante

Simplemente con que consumas una porción de patatas fritas congeladas puedes estar consumiendo hasta 5 gramos de estas grasas y sabiendo como actúan en nuestro organismo no hay una cantidad mínima que podamos considerar segura. Por eso no hay una cantidad diaria recomendada como sí sucede con otras grasas, minerales y vitaminas. Y cuesta mucho valorar si, por ejemplo, 2 gramos al día son una cantidad segura, pero para consumir esa cantidad realmente es más práctico no consumirla y evitarlas del todo.

Opciones para ello hay de sobra ya sea en forma de aceites vírgenes como el de oliva u orgánicos como el de palma y coco.. etc.

En cuanto la crisis nos de una tregua y la opinión pública presione a las autoridades sanitarias, las grasas trans desaparecerán de nuestros alimentos como ya sucede en Dinamarca, Suiza y sucederá en breve en Gran bretaña y otros países, pero hasta entonces cuidate y cuida de los tuyos evitando este tipo de grasa en tu alimentación.

Tener salud merece la pena!!

Más información:
American heart association
Ban trans fat
Webmed
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: