Hipotiroidismo y dieta: goitrógenos y grasas saturadas

El hipotiroidismo no es un trastorno benigno aunque la mayoría de personas solamente lo asocien al aumento de peso y letargo, también hay que considerar que es un factor de riesgo para enfermedades coronarias y cáncer de mama entre otros (lentitud mental, depresión, demencia, estreñimiento, piel seca, pérdida del cabello, osteoporosis, intolerancia al frío, voz ronca, menstruación irregular, infertilidad, rigidez muscular y aumento del dolor) porque no es que simplemente falle una hormona sino que significa que tu metabolismo se ralentiza, es un claro signo de envejecimiento metabólico.

Cada vez con más frecuencia este trastorno aparece en personas jóvenes y la medicina lo soluciona aportando la hormona que falla en su forma sintética, lo que es un parche, un buen parche pero no es suficiente, se necesita estimular el metabolismo para revertir ese envejecimiento y a la vez estimular la tiroides a que produzca su propia hormona.

Hipotiroidismo dieta bociogenicos

Elimina los goitrógenos

 Goitrógenos (goitro=bocio) son sustancias químicas y también naturales que las plantas producen para defenderse de los insectos y otros herbívoros y pueden interferir en la función de la glándula tiroides y el metabolismo de la hormona tiroidea en humanos inhibiendo la absorción del yodo, lo que produce que la glándula crezca para intentar absorber más yodo del torrente sanguíneo (bocio).

Los goitrógenos se encuentran en:

– Soja y mijo todos sus derivados fermentados o sin fermentar (tofu, aceite de soja, harina de soja, lecitina de soja)

– Plantas del género Brassica: brécol, coliflor, repollo, col, coles de Bruselas, rábano y nabos entre otros.

– Además de piñones, cacahuetes, fresas, peras, duraznos, espinacas, bambú, yuca, frijoles, semillas de linaza, almendras

Especialmente dañinos son la soja el mijo y sus derivados, porque el resto de goitrógenos se destruye con la cocción, pero no sucede así en el caso de la soja y el mijo cuya fermentación aumenta estas sustancias presentes tanto en el salvado y el endospermo. 
Teniendo hipotiroidismo (clínico ya tratado o subclínico aún sin diagnosticar) es conveniente no comer estas plantas crudas y en caso de hacerlo añadir más yodo en la misma ingesta. 

 Reduce los aceites vegetales poliinsaturados

Aceites de girasol, soja, maíz y colza se oxidan con mucha facilidad y además  interfieren con la función de la glándula tiroides, algo que no sucede con las grasas saturadas especialmente con el aceite de coco que es un estimulante de la tiroides al igual que el aguacate. Al contrario sucede con la cafeína que se sospecha altera las hormonas tiroideas. Algunos estudios en ratas (enlace al estudio) sugieren que el exceso de cafeína en conjunción con la falta de yodo puede promover la formación de cáncer de tiroides.

Hasimoto como enfermedad celíaca

 Las personas que presentan deficiencias en la tiroides de tipo inmune (Hasimoto) son otro tipo de celíacos cuyo propio sistema inmune ataca a la glándula tiroides, para estas personas lo primero es siempre evitar el gluten y seguir una dieta específica. (enlace a dieta Dr. K)

Dietas muy bajas en calorías

Aquellas personas que se mantienen en dietas excesivamente bajas en calorías pueden desarrollar hipotiroidismo de manera temporal que se corrige una vez aportan más calorías a su dieta. La falta de calorías, simula un período de escasez en la que nuestro organismo entiende que es necesario ralentizar el gasto basal ya que no se conoce cuanto tiempo puede durar ese período. Las dietas excesivamente bajas en calorías (600-800kcal) no deben confundirse con la práctica de ayunos intermintentes (fasting)

Más información:
http://www.thyroid-info.com/articles/coffeecalcium.htm
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: