Los puntos oscuros de la dietética

Hace unos días tuve una pequeña gran crisis con esta profesión y sus métodos de aprendizaje basados en tópicos que acaban resultando absurdos de tanta repetición sin razonamiento, ni pruebas que lo confirmen. Lo dejé escrito en: “Las cosas siempre se han hecho así, aquí…

Hoy ha vuelto un poco de esperanza a mis estudios, y viendo lo que se considera son los puntos oscuros en la dietética quizás haya algo de esperanza que me ayude a terminarlos….

quien decide cuando los medicos no estan de acuerdo

Dietética y nutrición es una ciencia en la que se estudian los alimentos, los nutrientes de los que están compuestos y sustancias afines, como actúan interaccionan y el equilibrio en relacion con la salud y la enfermedad.

Se estudian los procesos mediante los cuales el organismo ingiere, digiere, absorbe, transporta, utiliza y excreta las sustancias alimenticias. Además debe tener en cuenta las implicaciones sociales, económicas culturales y psicológicas relacionadas con los alimentos y el acto de comer y por ende difundir e impartir conocimientos sobre los alimentos.

Todo parece muy claro, completo y objetivo a la hora de definir pero, ¿que pasa si falta o está incompleta la materia a definir de base? por ejemplo:

–  No sabemos a ciencia cierta si lo que consideramos como nutrientes esenciales son realmente los únicos esenciales. Tampoco sabemos si estamos equivocados en la cantidad que de cada nutriente necesitamos…

– ¿Están suficientemente claras y definidas las bases que usamos para evaluar un estado nutritivo? Como sucede con la cantidad de agua diaria.

– Las tablas de alimentos que usamos para medir su composición, habitualmente toman los datos del alimento en crudo sin tratar y no se tiene en cuenta que se verá alterado por el proceso de manipulación, cocinado y tampoco como va a interactuar con otros alimentos que tomemos en conjunto.

– Podemos tener pistas pero desconocemos el papel que juega la alimentación como factor de riesgo en las enfermedades.

– Los límites de seguridad en cuanto a cantidad de aditivos pueden no ser válidos y aquello que un día nos pareció seguro se vuelve temerario al tener en cuenta más aspectos o simplemente dejando que hagan efecto durante más tiempo.

– No tenemos ni idea, siquiera para precisar la cantidad de veces que debemos comer al día (así que ni caso a lo de las 5 veces al día porque podrían ser 6, 8 o 2)

Y esto que puede parecer un panorama desolador ante el que enfrentarse en realidad es una liberación porque respalda a aquellos que siguiendo los dogmas no obtuvimos los resultados saludables que esperábamos y al atrevernos a transgredir las normas (dietéticas) marcadas estamos buscando una salida y quizás estemos hallando la solución.

Si en un manual de dietética y nutrición nos dicen que el suelo sobre el que nos sustentamos es tan inestable y que podemos estar equivocados en lo más básico, ¿quien va a postularse como el conocedor de la verdad? ¿Danone? ¿Tu médico, el mío? ¿Las farmacéuticas? No gracias!! Seguiré a quien me demostró que estaba equivocada, seguiré a los números y estudios independientes, testeando los resultados y manteniendo las orejas y ojos bien abiertos a cualquier sospecha de error. Pero eso sí, a mí no me vengas con tópicos que hay mucho por descubrir!!

Gregorio Marañón

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: