Inulina, bizcochos y publicidad 2.0

A veces no sabemos cuando comienzan a vendernos un producto, en el caso de este bizcocho es mucho antes de que se comercialice. Pero a juzgar por la repercusión mediática y amplia promoción en telediarios y periódicos, no tardaremos mucho en verlo en tiendas. Crear expectación es una buena forma de asegurar las ventas. Crear una necesidad o presentar el producto ideal para solucionar una que ya existe, siempre funciona y si esa necesidad se basa en problemas de primer orden como es mantener la salud y frenar la obesidad, el negocio es redondo.

Otra estrategia que funciona es usar la ciencia, los españoles creemos a ciertas profesiones casi a pies juntillas, así médicos y científicos son los mejor valorados sin buscar otros motivos «menos profesionales» y más humanos para justificar sus palabras, les suponemos ética profesional y les suponemos altruismo investigador, cuando no dejan de ser personas que, como todo hijo de vecino, tienen deudas, hipotecas y demás «necesidades terrenales».

Para terminar de maquetar el anuncio debes saber a que público dirigirte, en este caso las que siguen siendo encargadas de la compra son las mujeres (solas o acompañadas). Si te paras en la puerta de un supermercado por cada 4 mujeres que salen cargadas de bolsas hay 1 hombre. Las mujeres nos sentimos más identificadas con otras mujeres a la hora de comprar y también somos las más preocupadas por la salud y las más machacadas por la sociedad y sus cánones de belleza en los que prima la imagen de delgadez como ideal (delgadez no salud). Un producto tiene más ventas si es una mujer quien lo publicita, es así solo hay que pararse a ver los anuncios y contar cuantas mujeres salen por un Jesús Vazquez o José Coronado estreñido.

Ahora después de todo lo dicho mira esta foto y dime que ves:

bizcocho inulina saludable

Usando la imagen de ciencia unida al término «salud» los bizcochos se venden solos, si encima dices que son saludables por tener fibra, ya ni te cuento. Pero vamos al bizcocho en cuestión:

Tiene un 20% menos de calorías al sustituir hasta un 70% del aceite por inulina, una fibra dietética natural (OJO a lo natural) que se extrae de la raíz de la achicoria con efectos bióticos y bajo aporte calórico. Refuerza el sistema inmune, aumenta la biodisponibilidad de minerales (magnesio y calcio) y mejora la respuesta glucémica, todo ventajas aunque sea información parcial ya que la absorción de minerales es temporal y realmente incrementa la glucosa en sangre, pero no inmediatamente.

No olvidemos que «el objetivo del estudio es reducir los niveles de obesidad que hay en la población actual» Y al hacer el bizcocho evaluaron su microestructura, propiedades físico-químicas y sensoriales pero no su efecto sobre la salud. Su textura, color y sabor fueron aceptadas por parte 60 catadores que encontraron los nuevos bizcochos «idénticos» a los tradicionales y no me extraña: Baten las claras a punto de nieve, añaden azúcar (o endulzante), yemas, leche, harina, bicarbonato, aceite e inulina. Se hornea 49 minutos, a 160ºC.

Me he leído: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9 noticias que hablan de lo mismo y con el mismo texto, la profesión periodística es un copia y pega brutal, todas mencionan las propiedades del bizcochito sin haber «googleado» acerca de la inulina.

Solo mirando la wikipedia sabrían que la inulina no es tan inocua y beneficiosa, es una fibra soluble que libera fructosa durante su digestión, pasa por el sistema digestivo sin alterarse hasta que llega al intestino grueso donde es metabolizada por las bacterias que liberan dióxido de carbono, hidrógeno y metano, o lo que es lo mismo GASES, flatulencia y molestias intestinales.

Me parece que esos 60 catadores no van a ser buena compañía los días posteriores a la cata….

Un poco de inulina en la dieta (hasta 10 gramos al día) es beneficiosa ya la consumes en puerro, cebolla y ajo, pero cambiar las proporciones habituales e inventar alimentos que aumenten su proporción puede traer como poco problemas a muchas personas:

Diabéticos: incrementa la concentración  de glucosa en sangre ya que se metaboliza por el hígado.

Obesos: la fructosa liberada se convierte en grasa.

Personas con mala absorción de fructosa, muchos sin diagnosticar que pueden tener graves problemas de desnutrición al consumir grandes cantidades de fructosa o inulina.

Así que de nuevo el mundo vegetal no aporta sustancias milagro, y hay que tener en cuenta las contraindicaciones. Nada nuevo bajo el sol, solo ganas de vender y mantener a la sociedad desinformada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: