Comer sano para vivir más y mejor: a revisión!!

Cuando ví este libro en la biblioteca pensé que era un buena oportunidad para dejar de leer libros en ingles y darme un descanso, pero solo ha sido una mala idea.

El autor José Enrique Campillo es el autor del mono obeso y sus investigaciones se centran en el estudio de la diabetes, nutrición humana y ejercicio físico. Según pone en el libro, últimamente se ha estado interesando en la singularmente llamada medicina darwiniana que investiga las enfermedades de la opulencia (síndrome metabólico y enfermedades asociadas.) Venga leyendo esto no me digais que el libro no promete!!

Pues menudo chasco!! Básicamente es un refrito de «alimentación equilibrada politicamente correcta» con un relleno de refranes y dichos populares para afianzar sus palabras.

comer-sano-para-vivir-mas-y-mejor

Pan si, pan no o como escribe un bipolar

Da la sensación que los autores, médicos y demás profesionales del mundo de la nutrición en este país tengan firmado un pacto de no agresión en lo referente al pan. ¿Será que el primero que diga: no comas esa porquería química será azotado en público?

Os pego frases textuales:

  • El germen o embrión rico en proteínas contiene ácidos grasos esenciales vitaminas E y B1 que se pierde en los procesos de refinado.
  • Se pierde así la mayor parte de vitaminas, minerales, algunas proteínas (no el gluten) y grasa poliinsaturadas
  • Productos elaborados con estas harinas refinadas no son muy saludables y deben considerarse casi como calorías vacías
  • En la actualidad los derivados de cereales refinados contienen muy poca fibra 2.2% el pan blanco, 0.2% el arroz
  • Son hidratos de asimilación rápida (pasan a la sangre en muy poco tiempo) aún mas con la cocción y manipulación culinaria. En los dulces además la sacarosa los hace más rápidos.
  • Consumidos de forma integral el ácido fítico se une a minerales (especialmente el hierro) y dificulta su asimilación
  • El valor energético de los cereales no es muy elevado.
Pues después de todas estas «ventajas» resulta que no es el pan lo que engorda sino lo que le pongas encima, porque al final de tantos datos solo tiene en cuenta el aporte calórico. No importa que no te alimente ni tenga fibra, tampoco que sean calorías vacías, ni siquiera que aumente la glucosa en sangre, además de no mentar el gluten. Al final sentencia: Suprimir el pan es prácticamente imposible en una dieta equilibrada.  Y ahí es donde empiezo a desconfiar (de su salud mental) del citado pacto con los panaderos…. en fin!!

¿Y que nos dice de las grasas?

En el apartado de grasas se habla de si son buenas o malas, especial atención a las trans artificiales y dañinas pero lo único a lo que se hace referencia es a su importante carga calórica. Sí repite insistentemente en que las grasas saturadas son malas pero a la vez en la página 181 dice textualmente:

No se sabe bien qué origina que las arterias se vayan obstruyendo por dentro mediante la formación de una masa de lípidos y células denominada ateroma.

Y más adelante él mismo indica varios factores:

  • Predisposición hereditaria
  • Resistencia a la insulina
  • Exceso de insulina en sangre
  • Sedentarismo
  • Tabaco
  • Elevados lípidos en sangre: triglicéridos y colesterol

Luego nos dice que mal muy mal consumir grasas saturadas y nos remite a estudios realizados en los años 50 (del siglo pasado, ahí donde parece que se quedó su conocimiento en grasas) realizados por el matrimonio Keys, ya conocéis a nuestro adorado y muy objetivo Ancel Keys (modo ironía ON)

Creo que a partir de ahora un buen método de discriminar si un libro que hable de nutrición merece la pena ser leído es si el autor tiene como referencia a Keys o no. En caso positivo seguir leyendo puede ser considerado masoquismo desinformador…

Lo que más me ha molestado, casi indignado, es la poca imaginación que tiene este hombre para comer mantequilla, solo habla de ponerla sobre tostadas (de ese pan tan altamente nutritivo de antes) así que voy a darle un par de ideas:

ideas para comer mantequilla

 

Pero como no hay un mal libro del que no se aprenda algo, de este he aprendido:

  1. Es a partir de los 30 años cuando el organismo comienza a tener dificultades para procesar los dulces (especialmente si esos 30 años anteriores te has dedicado a tomar dulces de forma indiscriminada, no crees?)
  2. Sandía y melón a pesar de considerarse frutas son leguminosas (Gabriel via wikipedia nos confirma que tampoco eso es cierto)
Confieso que la última parte me ha costado leerla porque es como prestar atención a un novio que te ha mentido, ya dudas de cualquier palabra y cuando te dice: COME 5 VECES AL DÍA!! Por ahí ya no paso…
Que bien que existen las bibliotecas y no tengo que comprar libros como este…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: