Otro mito que se cae: las dietas altas en proteína no dañan los riñones

Atkins fue el primero en defender abiertamente las dietas bajas en hidratos, como la mejor estrategia para que las personas obesas bajasen de peso y además ganasen salud. Y fue muy criticado en su día por ello, a lo largo del tiempo se le han sumado otros médicos de distintas especialidades que también defienden la reducción de hidratos no solo para la pérdida de peso sino también para tratar otras enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedades mentales..etc.

Una de las mayores críticas que tuvo que enfrentar estaba relacionada con el daño que podía causar ese tipo de dieta a los riñones, y es ahora cuando un nefrólogo, Alón Friedman, de la universidad de medicina de Indiana quien puede dar al traste con esas críticas realizando un estudio sobre personas obesas que estaban sometidas a dietas de pérdida de peso y fijándose en el efecto de esas dietas sobre los riñones, porque hasta ahora no se sabía con certeza si tenía impacto o no sobre los riñones, ni como sucedía.

ARREGLANDO COSAS DIETA

En el estudio que Friedman ideó se comparan dos tipos de dietas en 307 personas obesas (hombres y mujeres) que no presentaban enfermedad renal, y durante un período de 2 años. Si todos sabemos que hay 3 grandes grupos de nutrientes (grasas, proteínas e hidratos de carbono) Friedman combinó diferentes dietas con diferentes proporciones de estos nutrientes. Una de las dietas era baja en hidratos y alta en proteínas, la otra baja en grasas siguiendo las indicaciones de la corriente actual (low fat o light)

Y los resultados fueron, que en dietas destinadas a la pérdida de peso, una dieta baja en hidratos de carbono y rica en proteínas no causa efectos notoriamente perjudiciales para los pacientes relacionados con la función renal o en su balance de líquidos y electrolitos si la comparamos con una dieta baja en grasas.

Si bien es cierto que dos años es relativamente poco tiempo, ya que quien sigue este tipo de dietas suele mantenerla por años y también son años lo que se necesita para saber que el riñón no se ve afectado a largo plazo,  también es cierto que  dos años es tiempo suficiente para que daños graves o algún tipo de indicio sobre afecciones saliesen a relucir, pero no ha sido así. Y además se necesitan estudios para ver como afecta este tipo de dieta a personas con afecciones renales, diabetes y personas con hipertensión que son los que tienen más riesgo de desarrollar cálculos renales. Aunque el autor recomienda la dieta baja en hidratos para todas las personas que necesiten perder peso de forma saludable.

Este estudio aparecerá en la próxima edición de la Revista Clínica de la Sociedad Americana de Nefrología (CJASN) que se edita en el mes de julio

Cuando en los estudios se refieren a dietas hay que saber en detalle que comieron las personas estudiadas, porque con lo que hoy en día sabemos de composición de alimentos, alguien que coma carnes y pescados grasos, puede creer que está haciendo una dieta alta en proteína y sin embargo tener un mayor consumo de grasas. Hay cortes de carne de cerdo, pongamos un filete que tiene 60% de grasas y un 40% de proteínas. O una tortilla francesa donde el 70% son grasas y 29% proteínas. 

Para aquellas personas que no tengan claro que es una dieta baja en hidratos, recomiendo la lectura de este artículo: Mentiras que se dicen sobre Dietas bajas en hidratos

Enlace al estudio: 
Comparative Effects of Low-Carbohydrate High-Protein Versus Low-Fat Diets on the Kidney
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: