¿Funciona la dieta alcalina? o como regula el ph tu cuerpo

La dieta alcalina se basa en la creencia que ciertos alimentos pueden afectar la acidez de los fluidos (sudor, orina o sangre) y con ello evitar enfermedades. Como en todas las dietas de origen naturista lo que se evita son mayormente productos de origen animal (todo tipo de carnes, huevos, pescado y queso) teniendo en cuenta el residuo que estos alimentos dejan tras su combustión y no en sí el ph relativamente más alto de estos alimentos si los comparamos con las frutas y verduras, salvo arándanos, albaricoques y ciruelas que en el laboratorio producen residuos ácidos. Siguiendo esta regla, los cítricos considerados ácidos serían alcalinos.

dieta alcalina_vegetariana

Quienes la practican y siguen dicen que es efectiva en la prevención de cáncer, enfermedades del corazón, osteoporosis, bajos niveles de energía y casi cualquier tipo de enfermedad. Pero estas afirmaciones no han sido respaldadas por evidencias científicas, y lo único que las sustenta es algún experimento del siglo 19 con conejos a los que se cambiaba la dieta de herbívoros a carnívoros y se observaba como su orina se acidificaba. Con los humanos es un poco más complicado, no solo hay que tener en cuenta el tipo de comida sino también el grado de absorción, lo que dificulta hallar una fórmula exacta que calcule el ph en la orina y finalmente apenas se notan diferencias en la acidez de la orina salvo que se usen medicamentos. Los cambios en el ph que pueden verse afectados por la dieta son mínimos y a la vez del todo temporales, nuestro organismo posee  mecanismos reguladores del ph que quienes promueven este tipo de dietas desoyen de continuo.

 Necesitas proteínas para llevar a cabo innumerables procesos celulares y básicamente esta dieta no funciona a largo plazo porque tendrías un deficit de nutrientes es por eso que el organismo mantiene el control sobre el ph y los procesos celulares fabrican ácidos y bases constantemente. Así como los hidratos pueden almacenarse en forma de glucógeno o grasa, y las grasas en formas triglicéridas, las proteínas son necesarias en la dieta diaria porque no se almacenan.

Si se presenta una acidosis (exceso de ácido o aumento del hidrógeno) o una alcalosis (bajo nivel de hidrógeno) es una posible respuesta a problemas metabólicos o respiratorios. Las proteínas son los amortiguadores perfectos que liberan o retienen iones de hidrógeno según sea necesario.

La cetosis sería lo contrario que promueve la dieta alcalina, una dieta muy baja en hidratos de carbono alta en grasas y con un aporte constante de proteína que aumentaría la acidez en las secreciones  y que en algunas situaciones médicas como puede ser la epilepsia es un método que se ha comprobado reduce el número de ataques graves.

Y ahí tenemos la diferencia entre una dieta (la alcalina) que ni tiene en cuenta la fisiología humana ni los resultados y solamente se basa en suposiciones y otra (la cetogénica) que usa esta fisiología para tratar con éxito determinadas enfermedades.

Más información:
– Cordain L, Eaton SB, Sebastian A, Mann N, Lindeberg S, Watkins BA, O’Keefe JH, Brand-Miller J. Origins and evolution of the Western diet: health implications for the 21st century. American Journal of Clinical Nutrition. 81.2 (2005): 341-354.
– Minich DM, Bland JS. Acid-alkaline balance: role in chronic disease and detoxification. AlternativeTherapies in Health and Medicine. 13.4 (2007): 62-65.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: