Síndrome premenstrual severo y los nutrientes que necesitas

síndrome premenstrual síntomas

Vamos a hacer un pequeño test, contesta si o no a cada uno de los síntomas que aparecen listados y anota las veces que la respuesta es afirmativa

  1. Síntomas físicos como sensibilidad o hinchazón en pechos , palpitaciones, dolores de cabeza, articulaciones o dolor muscular, hinchazón de  cara y nariz, sensación de hinchazón corporal o aumento de peso real.
  2. Síntomas emocionales:

    Sentimientos de profunda tristeza o falta de esperanza
    Sentimientos de tensión o ansiedad intensa,
    Aumento de la sensibilidad intensa al rechazo o crítica
    Ataques de pánico o sentir que estas fuera de control
    Rápidos y bruscos cambios de humor, lloreras incontrolables
    Irritabilidad o enfado, aumento de riñas o discusiones
    Apatía o falta de interés en las actividades diarias
    Dificultad para concentrarse
    Fatiga crónica
    Antojos de alimentos o atracones de comida
    Insomnio o hipersomnia (dormir más de lo usual)
    Alteraciones en el deseo sexual (aumento o disminución)
    Mayor necesidad de cercanía emocional

Los situados en el primer grupo son síntomas habituales de un síndrome premenstrual común, si se responde afirmativamente a más cantidad de síntomas del segundo grupo se puede estar sufriendo un trastorno disfórico premenstrual, una forma grave de síndrome premenstrual que afecta del 3 al 8% de las mujeres.

Aunque la causa exacta no está clara parece estar relacionada con el cajón desastre que para muchos significa la genética ya que tanto los receptores de estrógenos como aquellos implicados en la regulación de la función de la corteza prefrontal, encargada de la regulación del estado de ánimo, están asociados. Estas mujeres son más sensibles a los cambios hormonales propios que suceden durante la ovulación. La bajada en la producción del neurotransmisor serotonina que se ve afectado por las fluctuaciones de los niveles de hormonas sexuales (progesterona, estrógeno y testosterona) que tienen lugar antes de que comience la menstruación.

En algunos estudios ha tenido mucho éxito al tratar los síntomas más graves con antidepresivos (Prozac y otros), ejercicio regular, L-triptófano y B6 en grandes dosis.

Síndrome premenstrual y falta de nutrientes

Una mujer necesita una serie de nutrientes para que la menstruación se produzca cada mes, días antes es habitual en las mujeres que no están tomando anticonceptivos orales un aumento significativo del apetito, relacionado con un almacenamiento que el organismo realiza en previsión de la posible fecundación o menstruación. Específicamente necesitamos:

  • Vitaminas del grupo B: cuando hay deficiencia de vitaminas del grupo B, la función del hígado se deteriora elevando los niveles de estrógeno (posible causa del síndrome)
    • B5 reduce el estrés, se necesita para las glándulas suprarrenales.
    • B12 reduce el estrés, previene la anemia, y es necesaria para todas las funciones corporales
    • B6 (25mg) esencial para mantener el equilibrio hormonal del cuerpo y restaurar los niveles de estrógeno, reduce la retención de agua y aumenta el flujo de oxígeno a los tejidos
  • Vitamina E que mejora la utilización del oxígeno, ayuda a aliviar la tensión nerviosa, irritabilidad y depresión.
  • Vitamina A alivia la hinchazón, irritabilidad y mejora el estado de ánimo
  • Vitamina C ayudaría a aliviar molestias e hinchazón de los senos
  • Vitamina D necesaria para la absorción de calcio y magnesio.
  • Calcio que alivia el dolor de espalda, calambres, y nerviosismo, tensión mamaria.
  • Magnesio su deficiencia provoca escasez de dopamina, sustancia reguladora del estado de ánimo.
  • Cromo necesario para el metabolismo del azúcar y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Ayuda con los antojos si se presentan cambios en el apetito y la necesidad de comidas dulces
  • Ácidos Grasos Omega 3 que tienen un efecto anti-inflamatorio en el cuerpo.

Específicamente la vitamina A y B6 son muy importantes para regular las fluctuaciones en estrógeno y progesterona del ciclo. La mayor reserva que tenemos en nuestro cuerpo de vitamina A está en el hígado pero la vitamina B6 no se almacena y necesita estar presente en la dieta. 

Los datos extraídos de los estudios realizados con vitamina B6 han dado resultados contradictorios pudiendo ser debido a que la vitamina B6 puede presentarse en diferentes formas cuyo éxito dependería de la absorción y biodisponibilidad de las vitaminas sintéticas.

Cambios y recomendaciones para la dieta

– Aumenta el consumo de comidas densas en nutrientes como hígado de ternera (un par de veces a la semana), carne,  pollo y pescado. Hay mujeres que notan mejoría con un incremento en hidratos complejos (patatas, arroz, batata..etc) que estimulan la producción de serotonina ayudando a manejar estrés y apatía.

– Limita el consumo de lácteos en las semanas anteriores, el calcio puede bloquear la absorción de magnesio

– Evitar la cafeína en todo lo posible para evitar la vasoconstricción que significa en un aumento de la tensión premenstrual.

– Evita el azúcar, las fluctuaciones en la insulina afectan al equilibrio hormonal y también hay un aumento en la retención de líquidos.

– Evita el alcohol y demás diuréticos que nos hacen perder  electrolitos a través de la orina.

– Un suplemento eficaz sería usar Vitex agnus-castus  (200-400mg) que equilibra las hormonas femeninas. En estudios se ha demostrado que es un tratamiento efectivo y bien tolerado (1, 2 y 3)

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: