Que necesitas este invierno para prevenir gripes y resfriados

No queremos un invierno de ir cogiendo virus prestados, pretendemos que los estornudos sean solo si nos echan polvos pica-pica, que la congestión nasal nos la provoque nuestros hijos y/o sobrinos tapándonos la nariz al jugar y cruzamos los dedos para no tener bajas laborales que está complicado esto de buscar empleo. Si queremos tener una salud a prueba de balas en los meses de invierno necesitamos estimular el sistema inmune y lo haremos de la siguiente manera:

invierno sin resfriados

Consumir frutas y verduras de temporada

Las frutas y verduras van a aportarnos los extras que necesitamos para afrontar los días más fríos, por ello las frutas y verduras de estos días tienen gran aporte de vitamina C, carotenoides como el beta caroteno y licopeno, flavonoides… etc. Caliéntate con guisos y estofados abundantes, las sopas son ideales además para impedir la deshidratación a la vez que nos aportan vitaminas y sobre todo minerales.

Verduras de hoja verde, brecol, repollo, berza, calabaza, zanahoria, cebolla roja, champiñones, ajo y cítricos serán tus mejores ingredientes.

Alimentos ricos en selenio

Meterte en el mundo de los suplementos puede ser un mundo infinito de pastillas y dosis. La mayoría de minerales no necesitan suplementación si recurres a los alimentos adecuados y los tomas de la manera más óptima que es la que evita que una vez cocinados los tires por el desagüe, algo que sucede por ejemplo cuando tiras el agua de cocer las verduras.

El selenio es uno de los minerales con funciones específicas sobre el sistema inmunitario. Trabaja junto con la vitamina E, vitamina C, el GHS (glutatión) y la vitamina B3 como antioxidante para prevenir el daño de los radicales libres, estrés oxidativo,  inflamación, y ayuda en la reparación del ADN. Los alimentos refinados son pobres en selenio y también lo son las personas que se alimentan de ellos, no es casualidad que sean las personas menos saludables. Sin embargo es fácil tomar la cantidad que necesitas siempre que consumas alimentos ricos en selenio: Nueces y semillas de girasol (sin tostar) junto con algas son las mejores fuentes, Luego vendrían pescado (atún, sardina, lenguado, salmón) mariscos (ostras, mejillones, camarones, almejas, vieiras) carne de ternera, hígado, cordero, cerdo, pollo, pavo.

Cuidando mucho el intestino

Porque lo creas o no, ahí está más de la mitad del éxito en la respuesta de tu sistema inmune. La gran mayoría de personas solo se acuerda de nuestras bacterias amigas cuando no van al baño tanto como quisieran. Pero la flora intestinal también ayuda a alimentarnos produciendo vitaminas y metabolizando nutrientes, aunque su mayor beneficio es protegernos de visitantes no deseados. La recomendación es que en tiempos de frío consume probióticos como yogur, kefir y chucrut.

La Vitamina D marca la diferencia

Si este verano te has puesto al sol habrás almacenado suficiente vitamina  para 3 meses, pero la cantidad de sol que hay en los meses con menos horas de luz es insuficiente para obtener una cantidad óptima para fortalecer la resistencia a enfermedades, siendo además crucial para un sistema inmune fuerte. Necesitas tomar aceite de pescado, salmón arenques, sardinas, trucha, ostras..etc. Y si ves que no estás tomando suficiente cantidad de estos alimentos complementa con un suplemento de octubre a mayo, la mayoría de personas sanas y sin deficiencias previas tienen buenos niveles (20-32ng/ml) con dosis de 1.100 a 1.200 UI al día.

Olvida el sofá y muévete

Hacer ejercicio o simplemente salir de casa pone a prueba el sistema inmune y paradójicamente se ha demostrado que quienes salen de casa y se mantienen activos tienen menos riesgo de pillar resfriados que quienes se quedan en casa bien resguardados del frío. Hogar, calefacción y sofá son tentadores si fuera hace mucho frío, pero no te dejes tentar, sal y mantente activo.

  Buen apetito

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
  • Anónimo

    Podrías poner alguna receta de caldos?

  • piedra s

    A mi algo que me funciona muy bien además de lo que has mencionado, es el te verde, que siendo el que menos me gusta, noto que es el que más me protege en invierno; Desde que lo tomo, ni resfriados ni gripe.

  • Mª Ángeles

    Yo al final he pillado un resfriado. ¿Hay alguna recomendación diferente cuando se trata de curar en vez de prevenir?

    Dice gente de mi entorno acérrima a la fruta que me tome 2-3 piezas al día; pero ni me parece que sean un alimento tan milagroso, ni me entran con el poco apetito que tengo ahora, ni me apetecen. Lo poco que tomo desde hace un par de días es sopa de pollo (con algo de espinacas, puerros y zanahorias), infusiones con canela y jengibre (y miel un par de veces) y, si tengo más hambre, un huevo pasado por agua o un poco de jamón.

    Este invierno no había tomado muchas infusiones, así que tendré que aprender de Piedra :)

  • megustaestarbien

    En mi casa este año estaban totalmente prohibidos los catarros, resfriados y demás, ya que estando embarazada los medicamentos son complicados. Y lo hemos conseguido!!
    (puedo cantar victoria o me callo hasta el 40 de mayo???)

A %d blogueros les gusta esto: