¿Quieres adelgazar? Olvida las dietas, conoce tus hormonas: Leptina

Me siguen llegando correos (demasiados) con el mismo tema recurrente sobre la pérdida de peso. En la encuesta que tenemos abierta desde hace demasiado tiempo (mea culpa) el 82% de personas que han contestado necesitan perder peso, y a pesar que en las categorías hay un apartado específico donde pone: «ADELGAZAR» me siguen llegando correos pidiendo ayuda con los kilos de más y lo siento por todos ellos/as pero en esto no hay varitas mágicas, imposición de manos, mangos africanos o plegarias, aquí se trata de entender como funciona tu cuerpo y actuar en consecuencia.

No quieras saberlo

Entonces, este es un artículo para quienes piensan que engordan por comer más de lo que gastan. Para quien ha hecho dietas de pasar hambre y vuelven a ganar peso cuando las abandona, para quienes a pesar de contar calorías constantemente no logran su peso ideal.

Si te has visto reflejado/a en alguna de las frases anteriores, relax, lo tuyo no es un problema de disciplina de capacidad o de que eres un vago/a que necesitas comer menos y moverte más. Es simplemente que no sabes como funcionan tus hormonas y esa ganancia de peso solo es un desarreglo hormonal.

Sobre aquellos que buscan dietas milagro como salida rápida a sus kilos de más, el problema es otro y se llama SER UN CRÉDULO/A (por no poner algo más fuerte)

Ganar o perder peso (para ser más correctos acumular moléculas de energía o calorías en los tejidos) no es algo fácil y requiere varios factores.

Leptina

En el año 1994 se descubrió una hormona que bautizaron como leptina (que en griego significa delgado). Esta hormona influye en la capacidad del cuerpo para reducir su peso o volumen digamos que es el mecanismo natural de control de peso. Juega un papel importante en el control del apetito, metabolismo y por lo tanto en la pérdida de peso.

En un organismo con un metabolismo sano tu cuerpo produce leptina y esta regula el apetito:

  • Si aumentan los niveles de leptina disminuye el apetito
  • Si descienden los niveles de leptina aumenta el apetito
Esta hormona es:
  • La que indica la cantidad de energía almacenada en stock que tienes a disposición para gastar, es decir, es la que dice cuando hay que dejar de comer porque ya tienes bastante energía para funcionar.
  • Regula la velocidad de descomposición del tejido adiposo aumentando la tasa metabólica. Cuando hay poca leptina no hay quema de grasa porque el cerebro entiende que no hay suficiente energía y con ello desacelera el metabolismo.
  • La cantidad de calorías que quemamos se regulan por la  termogénesis proceso en el que  el cuerpo produce calor, principalmente en los músculos. La leptina regula el aumento o no de esta quema.

La resistencia a la leptina se produce cuando el nivel de leptina que segregas no llega al cerebro que es quien te dice que ya es hora de parar de comer y empezar a gastar lo que has comido. En este caso no se activa el metabolismo ni disminuye el apetito. Esta y solo esta es la razón por la que no pierdes peso, da igual que comas mucho o no, tu cerebro no sabe qué o cuanto  has comido o si tienes suficientes calorías almacenadas.

Para hacerlo aún más fácil de entender pondremos un ejemplo:

Imagina que vas en un coche de viaje por una autopista, todo perfecto salvo que no tienes marcador de combustible, no puedes saber la cantidad de gasolina que tienes ni los kilómetros que puedes hacer hasta la siguiente gasolinera.

Cuando paras a echar gasolina tampoco te dejan saber que cantidad te han echado, si es mucha o poca. Sigues la marcha pero no sabes cuantos kilómetros puedes hacer sin preocuparte por el combustible. Tampoco te atreves a pisar el acelerador y gastar mucho combustible porque sabes que cuanto más rápido vayas antes te quedarás sin combustible. Entonces decides que mejor vas despacito y paras en cada gasolinera que ves a echar gasolina, lo necesites o no. Aunque el depósito esté a tope tu no lo sabes.

 La diferencia entre el ejemplo del coche y el tuyo es que el depósito no admitiría más gasolina y esta saldría por fuera si te pasas, pero tu tejido adiposo sí admite todo el combustible que le eches. Ese conductor desesperado que no sabe de cuanto combustible dispone para su viaje es tu cerebro. Siempre temeroso de que no tenga suficiente hace que quieras comer, aunque no lo necesites.

LEPTINA VIAJE EN COCHE

 Como supongo que lo siguiente en preguntarte es:

¿¿¿¿Pero como hago para que mi cerebro reciba la señal de leptina?!?!?!?!?!

Pues la mejor respuesta que hasta ahora tengo para ti es que leas este otro artículo: Como saber si recibes la señal de leptina

Aún no conocemos en profundidad como funciona la leptina, muchos nutricionistas, dietistas y médicos que en el año 1994 ya tenían su título y ejercían, solo tienen una vaga idea de que es y en que está implicada, y si además no leen inglés, apaga y vámonos. Por eso siguen contando calorías  y diciéndote que comas poco pero muy a menudo.

Ellos también van en un coche por la autopista parando en cada gasolinera ….

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: