Lo malo del pan no es solo el gluten

Con la reciente noticia de que ha sido descifrado el genoma del trigo los problemas de la sociedad industrializada van a verse aumentados de forma exponencial. Tristemente la nutrición e investigación en medicina van muy por detrás de la industria alimentaria, y siguen recomendando comer pan todos los días creyendo fervientemente que el pan y el trigo de hoy, son el mismo que el de hace 50 años. Sin darse cuenta que trigo y azúcar son los grandes males que afectan diariamente a millones de personas que están obesas, tienen diabetes, enfermedades del corazón, cáncer, demencia, depresión y tantos otros males modernos. 

La historia del trigo es paralela a la historia de las enfermedades crónicas y obesidad. Trigo y maíz son la base de muchos productos que consumimos en todo tipo de comida procesada y bebidas. Y no son los cereales que nuestros abuelos conocían, sino que  la manipulación genética y los híbridos han creado «plantas a la carta» de alto rendimiento con cantidades mucho más altas de almidón y gluten, además de añadir nuevas proteínas.

trigo y enfermedad

Gluten

El gluten es sin duda el mayor problema en el trigo, esa proteína pegajosa es el factor directamente implicado en provocar inflamación. El trigo antiguamente contenía 14 cromosomas y eran variedades menos propensas a causar enfermedad celíaca e inflamación. El trigo actual contiene 28, una gran cantidad de proteínas del gluten

Así se explica que en un estudio reciente que comparó muestras de sangre tomadas hace 50 años a 10.000 jóvenes reclutas de las Fuerzas Aéreas que fueron comparadas con muestras tomadas recientemente a 10.000 personas, los investigadores descubrieron que se ha producido un aumento real del 400% en la enfermedad celíaca en los últimos 50 años. Y eso es sólo la reacción más grave, hay mayor número de enfermos aún no diagnosticados que presentan otros grados menos graves de reacción y sensibilidad al gluten. Antes la celiaquía solo se presentaba en niños con vientres hinchados, pérdida de peso y deficiencias nutricionales. Hoy por el contrario cualquier persona a cualquier edad y sin síntomas digestivos puede desarrollarlo.

Aglutinina de germen de trigo

Esta es una proteína vegetal que se une a los azúcares (glicoproteína) y que se encuentra en altas concentraciones en el germen del trigo. Es un compuesto tóxico y anti-nutriente capaz de alterar la integridad de la capa de epitelio y aumentar su permeabilidad lo que activa la respuesta inmune de las células. Estimula la síntesis de citoquinas pro-inflamatorias, estos mecanismos son los que subyacen en la aparición de trastornos gastrointestinales y de que se aumente la inflamación, después de la ingesta de alimentos a base de trigo.

Gliadorfina o gluteomorfina (gluten + morfina)

Son peptidos opioides que se forma durante la digestión de la gliadina, un componente del gluten. Esta es la sustancia química que nos hace adictos al pan y demás derivados del gluten (trigo, cebada, espelta y avena). Cuando se procesan en la digestión, estas proteínas de trigo se convierten en polipéptidos llamados «exorfinas» son absorbidos en el torrente sanguíneo y al llegar al otro lado de la barrera hematoencefálica se unen a los receptores opioides en el cerebro. El efecto es similar a las endorfinas que sentimos al hacer ejercicio o practicar sexo y también la misma que sienten los heroinómanos al pincharse. Provocan un comportamiento adictivo al comer, incluyendo antojos y atracones que ha llegado a tratarse con el mismo medicamento que se usa para las sobredosis de morfina o heroína (naloxona) así consiguieron que los comedores compulsivos y adictos comiesen un 30% menos. Además se cree que está muy ligada al desarrollo de esquizofrenia y el autismo.

Amilopectina A

Es el super almidón que contiene el trigo actual y el responsable de esos panes y bollos tan esponjosos. Pero la amilopectina A, es la que consigue que 2 rebanadas de pan eleven más el azúcar en sangre que 2 cucharadas de azúcar blanco. En diabéticos eleva los niveles de azúcar en sangre de 70 a 120 mg / dl a mayores de los niveles iniciales. Y no hay diferencias entre tomarlo integral o blanco, cuando el azúcar y la amilopectina están entre los ingredientes lo que tenemos es la receta más rápida y efectiva para engordar, inflamar el organismo y conseguir un hígado graso.

Quizás muchos sigan viendo el pan como «un alimento inofensivo, nutritivo y sano», con los datos actuales pensar que el trigo actual y sus derivados son «sanos», es simplemente auto-engañarse. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: