Estudios científicos, ¿ciencia o interpretaciones?

Quien conozca el dicho: «Las cosas no son como son sino como te las cuentan«, va a entender perfectamente lo que sigue. Reconozco que  soy de esas personas que necesitan pruebas para creer cosas, y sospecho que algo tienen que ver el hombre del saco, el ratoncito Perez, papa noel y los reyes magos… cruel infancia!! Al tema.

Cuando hablamos de estudios científicos, no todo lo que nos venden como ciencia es real ni debe tomarse al pie de la letra. Estudios existen muchos de muchas formas, tantos que a veces sorprenden porque tratando el mismo tema pueden llegar a presentar resultados contradictorios. Todo lo que leemos u oímos en los medios de comunicación se basa en algún tipo de prueba o estudio y no es nada inusual que se publiquen noticias a bombo y platillo sin mostrarnos ese supuesto estudio ni los detalles que les han llevado a esa conclusión.

estudios cientificos

Para facilitar la interpretación de estudios hay que saber distinguir algunos de los tipos más frecuentes para que no te creas todo.

In vitro: Estudio en laboratorio, se usan células en tubos de ensayo o placas de Petri. Útiles para descifrar o conocer mecanismos a nivel celular, pero no nos sirven para extrapolar sus resultados a un organismo vivo mucho más complejo y con muchas más variables. Un ejemplo es que el curry a nivel celular puede actuar sobre células cancerosas pero no por comer curry te libras del cáncer, verdad?

Estudio en animales: este es un paso previo al estudio en personas, pero no es lo suficiente significativo para proclamar sus resultados en titulares dado que al no tener los mismos metabolismos puede que lo que a una rata, perro, mono o conejo le vaya bien, a ti no te funcione. Lo más habitual es que cada vez que te vendan algún suplemento milagroso solo lo hayan probado en animales y usen esos estudios como gancho. Estos estudios son necesarios porque nos dan pistas, sería poco ético probar sustancias en humanos que antes han matado a animales, pero los resultados hay que tomarlos con la prudencia de saber que tu no eres un animal.

Estudio observacional: se realiza observando los hábitos de alimentación y estilo de vida de un gran número de personas a las que se sigue durante determinado tiempo. Es ideal para realizar hipótesis y asociaciones, pero no valen de nada si luego no se demuestran tales hipótesis o asociaciones en estudios más específicos con variables controladas. Los factores implicados en esos resultados pueden ser infinitos. También sirven de pistas que pueden darnos indicios de donde buscar respuestas del tipo, ¿porque los esquimales no tienen infartos consumiendo tanta grasa animal?

Estudios controlados aleatorios: ideales para probar la causa – efecto de una hipótesis. Las personas a estudiar son seleccionadas y se asigna aleatoriamente a quienes se les da placebo y quien realiza el experimento tomando determinado nutriente o alimento. Y esa debería ser la única diferencia entre ambos grupos. El estudio puede ser más o menos adecuados en su diseño pero los resultados son reales y pueden aplicarse.

Estudios estadísticos: bienvenidos al cajón desastre de la interpretación de datos. Los resultados en este caso dependen muchas veces de la interpretación de datos numéricos, resultado de aplicar las reglas de la estadística en encuestas realizadas y como en toda interpretación puedes decidir el resultado antes de que comience el estudio. Y tal como hizo Ancel Keys en su día, ignorar los datos que no corroboran tu idea original

Mintiendo en las estadisticas

Estos días está coleando nueva información que nos tenían oculta sobre un estudio realizado entre 1966-1973 que si antes la conclusión que se obtenía era que las margarinas eran beneficiosas, a la vista de los nuevos datos, parece que nos mintieron y que realmente resultan peligrosas para la salud. A los 3 años de comenzar el estudio, morían más los hombres que se pasaron a los ácidos grasos poliinsaturados omega-6 en forma de margarina, su riesgo de mortalidad se incrementó un 62% y un 74% en caso de muerte por enfermedad cardíaca, y los que consumían mantequilla, sin embargo, vivían más tiempo. (enlace al estudio)

Y esto es importante porque tras este «falso» estudio empresas como UNILEVER (fabricante de margarina) se parapetan para vendernos las bondades de sus productos(no esperaremos una rectificación de su parte porque se quedan sin negocio)

Con esto solo me gustaría dejar claro que buscar verdades universales solo enlazando estudios no es válido si no tenemos todos los datos al respecto. No se necesita mucho para que un estudio aparezca en el pubmed, y una de las cosas que no se exige es que estos estudios estén bien diseñados y ofrezcan garantías de veracidad en sus datos. Así que no te fíes de un titular y averigua lo que puedas sobre el estudio en el que se basa. Y aún así sigue sin fiarte si sus resultados te resultan extraños, o si no ha podido replicarse en posteriores ocasiones.

Si errar es de humanos, recuerda que los estudios los hacen personas humanas, con sus intereses (personales, éticos y económicos), limitaciones e interpretaciones….

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: