La obesidad ya es una enfermedad, ¿eso nos beneficia?

El que la American Medical Association (AMA), el mayor grupo de médicos de EEUU, haya decidido reconocer la obesidad como una enfermedad con el objetivo de combatir la epidemia de obesidad, no es solo una medida controvertida sino que genera ciertas dudas. Y aunque sus declaraciones no tienen legalidad, son el primer paso para introducir cambios en los protocolos médicos.

La obesidad que hasta ahora se consideraba un «factor de riesgo» de algunas enfermedades como la diabetes pasa ahora a tener entidad propia y han dado este paso según dicen para «presionar a las autoridades en materia de salud para que vuelva a replantearse la forma de abordar y tratar la obesidad«. 

obesidad imc

Hasta aquí suena bien siempre que tengan claro que el consejo de comer menos y hacer ejercicio no es el mejor ni el más profesional o útil para muchas personas obesas. Son los propios médicos los que han convertido la obesidad en un asunto de comer mucho y hacer poco ejercicio, nunca se ha visto como un problema metabólico y el éxito o fracaso de las dietas no era un mal planteamiento inicial ni un fracaso en el tratamiento porque la dieta hipocalórica que nos proponen no funciona, siempre la responsabilidad era del paciente que no estaba lo suficiente motivado, que no se esforzaba o que no hacía lo que le mandaban.

Preocupa también el hecho que muchas personas obesas de ahora en adelante se excusen en su enfermedad para justificarse. A pesar de que las personas obesas pueden ser víctimas de los efectos de la comida que ingieren, y han escogido voluntariamente, no olvidemos que nadie nos obliga a comer basura y engordar. 

Decirle a un obeso que coma menos y haga deporte es como decirle a un depresivo que se anime, si no atacamos la causa no obtendremos un éxito a largo plazo. Y las causas pueden ser múltiples, hormonales, efectos de medicamentos, estrés, falta de sueño, adicciones, etc. Es cierto que tratar la obesidad en su origen podría ahorrar muchísimo dinero al sistema sanitario.

El problema es que buscar la causa no es habitualmente el objetivo médico, los médicos a nuestro pesar se ocupan de medicalizar/solucionar una enfermedad. Si ahora sales a la calle no tardarás en ver unas cuantas personas obesas, 1 de cada 4 adultos en España es obeso y España supera a Estados Unidos en obesidad infantil; Más del 50% de la población laboral en activo de España tiene obesidad o sobrepeso. En EEUU lo es 1/3 de la población adulta y en el mundo más de 1,4 millones. Gracias a la AMA estas personas se han convertido en enfermos aunque sus análisis sanguíneos estén perfectos. Estas cifras desde la perspectiva de la industria farmacéutica son un filón de oro, los médicos como siempre harán uso de medicamentos para atender a estas personas.

Esta medida no beneficia en principio a los obesos sino que acabamos de dar a la industria farmacéutica carta blanca para hacer caja a costa de nuestra salud, y a que prime tu peso o IMC sobre lo saludable o conveniente de la pastilla que ya están buscando y que conseguirá que puedas comer lo que quieras sin engordar.

La obesidad no debe ser considerada una enfermedad en si misma, sino un signo/síntoma de enfermedad. Hay que enfocarse en las causas de esa obesidad, cambiar los consejos nutricionales basados en mitos y acabar con las dietas bajas en grasa y en calorías como única medida dietética. ¿Por donde empezar? quizás por cambiar las herramientas para decidir quienes son obesos:

imc obesidad mórbida

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: