Desayunar es la clave para perder peso, cuando se hace bien

Que el desayuno sea o no la comida más importante del día es lo que trae de cabeza a la mayoría de investigadores en nutrición y pérdida de peso. Los estudios sobre el tema han dado claves para determinar qué y cuanto deberíamos desayunar si pretendemos perder peso, pero la mayoría se basan en dietas hipocalóricas en las que siempre se propone el conteo calórico.

No quieras saberlo

En la Universidad de Tel Aviv hicieron un seguimiento a 93 mujeres obesas que durante 12 semanas se dividieron en 2 grupos uno de los cuales consumía la mayor parte de un total de 1400 calorías en el desayuno y el otro grupo en la cena. 

El grupo de más calorías en el desayuno (700kcal) fueron los que consiguieron una mayor pérdida de peso una media de 8 kilos frente a los 3 kilos del grupo de la cena calórica, además de niveles significativamente más bajos de insulina, ghrelina (hormona que regula el hambre) glucosa y triglicéridos que se mantuvieron más estables durante el día, sin picos en la glucosa tras las comidas. Lo que a la larga significa mayores beneficios en un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión entre otras afecciones.

Los del grupo que cenaban las 700kcal después de haber consumido otras 700kcal durante el día perdieron peso pero incrementaron sus niveles de triglicéridos. 

Unos de los problemas a los que se enfrentan las personas que quieren perder peso es manejar el apetito y los antojos, especialmente por la noche, ya sea por recompensar un día de estrés en el trabajo o por estar aburrido/a. Si no se consumen las calorías necesarias durante el día la hormona ghrelina, sintetizada mayormente en el estómago y que está implicada en el control energético, tendrá niveles más altos según pasen las horas. 

Es por ello que las personas que tienen esos antojos nocturnos y atacan la nevera, o llegan desesperados de hambre a la cena, cenan tarde y se meten en cama recién cenados deben, para evitar los atracones nocturnos, aumentar no solo las calorías durante el día sino también la cantidad de proteína ingerida en concreto en la primera comida del día después de despertarnos. A la hora de regular el peso, es importante sentirnos saciados.

Un desayuno en el que se incluyen alimentos proteicos es la clave para mantener la saciedad durante gran parte del día. Además evitaremos que la pérdida de peso sea en realidad una pérdida de masa muscular. Piensa que las proteínas (aminoácidos) están siendo continuamente degradándose y reconstruyéndose, cuando hay un equilibrio entre esta degradación y síntesis se mantiene la  cantidad de masa corporal magra es decir lo que serían tus músculos y tejidos que forman órganos. 

Es por eso que es conveniente consumir proteínas en cada comida, y más concretamente en el des-ayuno. Cuanta cantidad? Para no armarnos un lío con gramos y calorías lo más fácil es tomar la cantidad que necesites hasta que te sientas saciado/a acompañando esa proteína de aceite de oliva, de coco, mantequilla o ghee.

cocolena 3 minutos

Más información:
High Caloric intake at breakfast vs. dinner differentially influences weight loss of overweight and obese women
Effect of skipping breakfast on subsequent energy intake.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: