Receptores de dulce en el intestino y diabetes tipo 2

Un nuevo estudio de la Universidad de Adelaida, que consistió en introducir la glucosa directamente al intestino de varias personas y comprobar, mediante biopsias, su absorción ha desvelado que los receptores del sabor dulce en el intestino pueden ser defectuosos en personas con diabetes tipo 2 lo que les llevaría a absorber glucosa más rápido y en mayor cantidad que personas sanas, agravando con ello, la hiperglucemia postprandial.

receptores del dulce

Las papilas gustativas no son la única forma que tiene nuestro organismo para detectar sabores. Distintas partes de nuestro cuerpo cuentan con receptores de sabor. Se estudian los presentes en el intestino que al detectar la glucosa o el glutamato en el bolo alimenticio desencadenan respuestas hormonales que regula la forma en que la glucosa es absorbida por el intestino, su cantidad y cómo se regula sus niveles en la sangre.

Receptores de dulzor en el intestino (STRs)

Las células epiteliales que forman la primera parte del intestino contienen unas proteínas que reconocen los estímulos de sabor funcionando como receptores de distintas sustancias que detectan la composición de lo que hemos ingerido y actúan en consecuencia.

La combinación de T1R1+T1R3 reconocen el sabor umami del glutamato y L-aminoácidos

 Los T1R3+T1R2 son sensores de dulce ya sea azúcares naturales, proteínas dulces y edulcorantes artificiales.

En el interior del tracto gastrointestinal no hay terminaciones nerviosas por lo tanto estas células pueden servir como primera línea de información acerca del contenido del intestino y actuarían produciendo señales hormonales que llegarían a los nervios conduciendo esa información al cerebro.

Queda mucho por descubrir de los mecanismos exactos de funcionamiento, pero por lo estudiado hasta ahora, en ratones y humanos, el intestino y sus receptores juegan un rol importante en la regulación calórica, apetito, secreción de insulina por el páncreas, digestión y metabolismo. Un funcionamiento correcto de estos receptores podría ser la diferencia entre estar obeso o delgado, tener diabetes o estar sano y es una posible explicación al hecho de que los edulcorantes no ayudan en la pérdida de peso.

Cada vez se entiende mejor la importancia que el intestino tiene en nuestra salud y también el hecho que la diabetes no solo tiene relación con el páncreas.

Referencias:
– Young RL, Chia B, Isaacs NJ, Ma J, Khoo J, Wu T, Horowitz M, Rayner CK. Disordered control of intestinal sweet taste receptor expression and glucose absorption in type 2 diabetes. Diabetes. 2013 Jun 12. PubMed PMID: 23761104.
– Dyer J, Salmon KSH, Zibrik L et al. Expression of sweet taste receptors of theT1R family in the intestinal tractand enteroendocrine cells. Biochem Soc Trans 2005, 33:302-305.
– Margolskee RF, Dyer J, Kokrashvili Z et al. T1R3 and gustducin in gut sense sugars to regulate expression of Na+-glucose cotransporter 1. Proc Natl Acad Sci USA 2007, 104:15075-15080.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
Si te gusta, comparte
  • Caro

    Interensantísimo…

  • Juan Carlos

    Ana te aseguro que mi endocrino no tiene esta información ni mucho menos, receptores de sabor en el intestino, anda que no hay cosas raras

  • http://puertoparanoia.blogspot.com.es Piedra

    Yo no quiero pensar como "introdujeron la glucosa directamente en el intestino", jejeje.
    Pero sigo pensando que al margen de esto, es el cerebro el principal implicado y sobre el que podemos actuar de modo consciente.

  • aixa

    Pues al hilo del dulce y la sensación de hambre, Ana, he de decir que aquí en Mexico DF, donde me encuentro estos días, ocurren fenómenos extraños: la sensación de hambre es CERO, dicen que por la altura la digestión es más lenta, y sólo comes cuando tu cuerpo está físicamente desfallecido, pero aún así sin hambre. Es desesperante!

    Ayer estuve flojísima todo el día, comí 1 sola vez abundante coco, zanahoria cruda, chicharrón (corteza de cerdo frita) y 1 filete de solomillo. Por la noche me metí un zapote enterito (un fruto muy dulce, entre el mango y la papaya con un toque de dátil) que me imagino que estará hasta arriba de azúcar, pero fue lo único que me quitó la pájara, menuda tela…

    Es como si el cuerpo se callara de golpe: no te dice cuándo comer, ni cuándo, ni qué comer para estar bien, tienes que funcionar a ciegas e ir probando qué te deja aceptablemente bien.

  • lydia

    hola Ana, te mando esto a propósito del azúcar. Parece que las autoridades empiezan a darse cuenta..
    http://actualidad.rt.com/ciencias/view/106041-azu

    • megustaestarbien

      lydia, gracias por el enlace.
      En los países bajos (grandes consumidores de pescados azules y mantequilla) las dietas bajas en hidratos están ganando terreno.
      Hasta que esa información llegue a quien manda pasarán muchas décadas… pero tendremos paciencia

A %d blogueros les gusta esto: