Como se crea nuestra flora intestinal

El intestino de un bebé que aún no ha nacido es un espacio que hasta hace poco se creía estéril. A partir del momento del nacimiento comienza una rápida colonización bacteriana que va a dictar gran parte de su futuro, en términos de salud.

  flora y amamantamiento

En el momento en el que un bebé pasa por el canal de parto, adquiere bifidobacterias y lactobacilus que no son los mismos según si:

  • ha sido parto o cesárea,
  • el ambiente en el que ha nacido (un hospital o un taxi),
  • el tipo de alimentación que recibe al nacer (pecho o fórmula)

Partos vaginales transfieren bacterias de la vagina de la madre, en las cesáreas se transfieren bacterias del ambiente hospitalario, estos niños tardan más tiempo en ser colonizados por bacterias anaeróbicas de tipo bacteroides.

Los niños que nacen por cesárea tienen menos cantidad y diversidad de flora. También la propia leche materna contiene bacterias que colonizan el intestino del bebé como Bifidobacterium longum, Bifidobacterium animalis, Bifidobacterium bifidum, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus rhamnoses, Lactobacillus fermentum, y otras especies de lactobacilus.

En los primeros días, al alimentar al bebé su intestino estabiliza la colonización de Enterobacterias, Enterococo, Estafilococo y bacterias anaerobicas, Bifidobacterias, Bacteroides y Clostridia.

En niños alimentados con pecho las bifidobacterias aumentarán entre un 80-90% del total de bacterias fecales en los 10 primeros días. Lactobacilus y Bacteroides se incrementarán en menor cantidad. Las Enterobacterias disminuirán.

En los bebés alimentados con fómula predominan los enterococos con menor cantidad de bifidobacterias o bacteroides

La principal diferencia en la microbiota de los bebés amamantados, en comparación con los bebés de fórmula, está en la presencia de bifidobacterias, oligosacáridos y otros factores bifidogénicos de la leche materna que confieren un efecto protector para el bebé contra infecciones y en particular contra diarreas.

desarrollo de microbiota

Al introducir los alimentos, las bacterias fecales de los bebés comienzan a cambiar, pareciéndose en gran medida a la de los adultos al año de vida. Disminuyen las bacterias aerobias y bifidobacterias. Estreptococos, Enterobacterias, E. coli y anaerobios (Bacteroides y Lactobacillus) predominan durante 1-2 años de vida

Una vez bien establecida, la microbiota es única para cada persona y se mantiene bastante estable durante toda la vida adulta.

 Exposición a toxinas en los alimentos y la utilización de medicamentos, sobre todo antibióticos, pueden alterar transitoriamente la microbiota intestinal y del colon, comprometiendo a menudo el equilibrio intestinal y el sistema inmune.

Pero una vez se ha retirado la causa, la flora intestinal vuelve a ser la misma de siempre. 

Referencias:

Adlerberth I and Wold AE (2009) Establishment of the gut microbiota in Western infants. Acta Paediatrica 98: 229–238.Boehm G, Fanaro S, Jelinek J, Stahl B, and Marini A (2003) Prebiotic concept for infant nutrition. Acta Paediatrica Supplement 91: 64–67.

 

Enck P, Zimmermann K, Rusch K, Schwiertz A, Klosterhalfen S, and Frick JS (2009) The effects of maturation on the colonic microflora in infancy and childhood. Gastroenterology Research and Practice 2009: 752401.

Penders J, Thijs C, Vink C, et al. (2006) Factors influencing the composition of the intestinal microbiota in early infancy. Pediatrics 118: 511–521.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: