Como se crea nuestra flora intestinal

El intestino de un bebé que aún no ha nacido es un espacio que hasta hace poco se creía estéril. A partir del momento del nacimiento comienza una rápida colonización bacteriana que va a dictar gran parte de su futuro, en términos de salud.

  flora y amamantamiento

En el momento en el que un bebé pasa por el canal de parto, adquiere bifidobacterias y lactobacilus que no son los mismos según si:

  • ha sido parto o cesárea,
  • el ambiente en el que ha nacido (un hospital o un taxi),
  • el tipo de alimentación que recibe al nacer (pecho o fórmula)

Partos vaginales transfieren bacterias de la vagina de la madre, en las cesáreas se transfieren bacterias del ambiente hospitalario, estos niños tardan más tiempo en ser colonizados por bacterias anaeróbicas de tipo bacteroides.

Los niños que nacen por cesárea tienen menos cantidad y diversidad de flora. También la propia leche materna contiene bacterias que colonizan el intestino del bebé como Bifidobacterium longum, Bifidobacterium animalis, Bifidobacterium bifidum, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus rhamnoses, Lactobacillus fermentum, y otras especies de lactobacilus.

En los primeros días, al alimentar al bebé su intestino estabiliza la colonización de Enterobacterias, Enterococo, Estafilococo y bacterias anaerobicas, Bifidobacterias, Bacteroides y Clostridia.

En niños alimentados con pecho las bifidobacterias aumentarán entre un 80-90% del total de bacterias fecales en los 10 primeros días. Lactobacilus y Bacteroides se incrementarán en menor cantidad. Las Enterobacterias disminuirán.

En los bebés alimentados con fómula predominan los enterococos con menor cantidad de bifidobacterias o bacteroides

La principal diferencia en la microbiota de los bebés amamantados, en comparación con los bebés de fórmula, está en la presencia de bifidobacterias, oligosacáridos y otros factores bifidogénicos de la leche materna que confieren un efecto protector para el bebé contra infecciones y en particular contra diarreas.

desarrollo de microbiota

Al introducir los alimentos, las bacterias fecales de los bebés comienzan a cambiar, pareciéndose en gran medida a la de los adultos al año de vida. Disminuyen las bacterias aerobias y bifidobacterias. Estreptococos, Enterobacterias, E. coli y anaerobios (Bacteroides y Lactobacillus) predominan durante 1-2 años de vida

Una vez bien establecida, la microbiota es única para cada persona y se mantiene bastante estable durante toda la vida adulta.

 Exposición a toxinas en los alimentos y la utilización de medicamentos, sobre todo antibióticos, pueden alterar transitoriamente la microbiota intestinal y del colon, comprometiendo a menudo el equilibrio intestinal y el sistema inmune.

Pero una vez se ha retirado la causa, la flora intestinal vuelve a ser la misma de siempre. 

Referencias:

Adlerberth I and Wold AE (2009) Establishment of the gut microbiota in Western infants. Acta Paediatrica 98: 229–238.Boehm G, Fanaro S, Jelinek J, Stahl B, and Marini A (2003) Prebiotic concept for infant nutrition. Acta Paediatrica Supplement 91: 64–67.

 

Enck P, Zimmermann K, Rusch K, Schwiertz A, Klosterhalfen S, and Frick JS (2009) The effects of maturation on the colonic microflora in infancy and childhood. Gastroenterology Research and Practice 2009: 752401.

Penders J, Thijs C, Vink C, et al. (2006) Factors influencing the composition of the intestinal microbiota in early infancy. Pediatrics 118: 511–521.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
Si te gusta, comparte
  • mendigo trascendental

    Me parece muy buen artículo.
    Solamente dos apuntes: mientras hacía mi doctorado, me encontré un día, casi por casualidad, con este paper, de autores españoles: Is meconium from healthy newborns actually sterile? En él describen la detección de E. coli y otras bacterias en el meconio de los recién nacidos, lo cual podría indicar presencia de bacterias antes del nacimiento. En todo caso, sigue en estudio.
    El otro apunte es que, si bien la microbiota es propia para cada persona, existen sobre 6-7-8 tipos de microbiomas tipo, en los que todos los seres humanos nos encuadramos. Es decir, que no cualquier configuración de microbiota es válida.

    • megustaestarbien

      Gracias por tu comentario!! Resulta que conocía que existía ese estudio http://bit.ly/19EIbth pero no lo había leído, voy a incorporarlo al artículo además de corregir lo de "mayormente estéril" porque no tiene sentido…

    • dani

      Seria interesante saber las características de cada uno de esos tipos de microbiomas y porque existen. Por ejemplo en mi trabajo en contabilidad hace una semana me enteré que un trabajador padece colitis ulcerosa como yo… y aunque le comenté mi experiencia basada en que mis brotes son influidos por el exceso de azucar que nos envuelve en los productos, no puedo tener ningun apoyo cientifico por ejemplo sabiendo su microbiomatipo que posiblemente sea similar al mio… muchas cosas se entenderian mejor.

  • Rosario

    Muy interesante, reconozco que la mayoría de personas de mi generación (1970) fuímos niños de biberón, sin embargo ahora lo que está de moda es amamantar y todos los profesionales te lo aconsejan.

    • megustaestarbien

      Uf yo espero que lo de amamantar no sea una moda y que simplemente nos hayamos dado cuenta que es lo mejor para los bebés (aunque no para sus madres)
      Y sí yo también fui una niña de fórmula :C

  • Juan J.A.

    osea que no es tan fácil destruir la flora propia, interesante… así que con llevar una alimentación mas o menos sana, quiero pensar que se restituirá en caso de haber comido mal una temporada o haber tomado antibióticos unos dias

    • megustaestarbien

      Sí también se cree que el apéndice hace una función de reservorio de bacterias, allí se refugiarían hasta que pasase el temporal (antibiótico)
      La flora autóctona siempre es la fuerte en el intestino

      • Blanca

        Hola,

        Y si es así, las persona a las que les han extirpado el apéndice, deben tomar algún tipo de precaución?

        Gracias!

        • megustaestarbien

          Blanca, son teorías, no se ha demostrado aún, lo que sí he leído es que la apendicitis puede relacionarse con el SIBO o un crecimiento de flora puntual.

  • Paloma

    Super interesante, Ana. Gracias por compartirlo. En el caso de mis hijos, amamantados hasta pasados los 2 años, y sin haber probado leche de fórmula, doy fe de que su punto fuerte es el estómago. Puedo contar las veces que han vomitado con los dedos de una mano, no han cogido gastroenteritis nunca, y además, otra cosa importantísima que veo a mi alrededor como la plaga más extendida en los niños pequeños: Nunca han tenido problemas de estreñimiento.
    Desde luego, merece la pena mucho amamantarlos largo tiempo. Es una época en la que dependen más de tí (o tu de ellos, según se mire), pero pasa mucho antes de lo que pensamos y los beneficios para ellos perduran toda la vida.

    • megustaestarbien

      Paloma, confieso que los primeros meses fue duro, pero ahora es una maravilla
      Y yo me he obligado a amamantarlo (doliese lo que doliese) porque había leído estudios sobre sistema inmune y microbiota, también tenía entrenado a mi marido para que dijese que la cesárea solo en caso de emergencia

  • Silvia

    Hola Ana, considerando este tema he pensado en el yogurt o el kefir, existen versiones encontradas a favor y en contra.
    Leí en un libro antiguo que un médico japonés no lo aconseja para nada, dice que lo que ocasiona es microdiarreas como respuesta inmunitaria ante cuerpos extraños y que eso no es bueno para la salud.
    También hay las versiones contrarias que opinan que los alimentos fermentados estimulan positivamente nuestra flora intestinal. La última semana incluí kefir en mi dieta y no me fue nada bien. ¿El yogurt mejora la flora intestinal? o ¿depende de cada persona? ¿Qué alimentos aconsejas para mejorarla?
    Lo comento porque estoy embarazada y leí que podemos trasmitir al bebé la calidad de flora intestinal.
    Saludos! y gracias por compartir tus conocimientos en tu blog.

    • megustaestarbien

      Silvia de eso justamente estuvimos hablando el otro día: http://megustaestarbien.com/2013/09/27/el-riesgo-

      Y también estoy de acuerdo en lo de las microdiarreas (no son sanas)
      – Los alimentos fermentados no llegan al intestino por la acción de los jugos gástricos (quien te lo ha dicho no entiende de fisiología humana)
      – Que significa estimular? Tener siempre en alerta al sistema inmune? Más de lo normal??
      Hay muchas fatigas adrenales que son consecuencia de infecciones por biotoxinas. Entre tanto bicho bueno, es probable que se cuelen algunos no tan buenos. Un ejemplo es la kombucha (busca en google)
      – El yogur y el kefir pueden ser beneficiosos en la boca y digestión, pero no llegan al intestino, por los ácidos estomacales.
      – La flora se mejora con prebioticos (dándoles fibra para digerir) frutas y verduras
      – Si estás embarazada, NO introduzcas alimentos nuevos, el kefir puede sentarte mal, yo tuve que dejarlo, no soportaba el olor (al igual que con el pescado) no tanto porque sea perjudicial sino porque es extraño o tiene un olor fuerte.
      – Sí vas a trasmitir flora a tu bebé, tanto en el momento del parto, como cuando comience a respirar y a mamar. Antes de que nazca ya le habrás pasado sus primeras bacterias. Pero para ti ahora (y hazme caso) lo importante es que descanses MUCHO, que te relajes y tomes proteínas, hígado si puedes 2 veces por semana, muchos huevos y pescados azules pequeños ahh y marisco.
      Pero no te fuerces ni a comer más de lo que puedas ni te obligues a comer lo qeu no te guste.
      Si ves que tienes alimentos con los que no puedes, díme cuales son y tratamos de buscarles sustitutos.
      Hazme caso en lo de dormir… que después adiós sueño!!

A %d blogueros les gusta esto: