¿Es mi dieta baja en hidratos o es la tuya demasiado alta?

Desde el punto de vista de quien haga o quien responda a esa pregunta, obtendremos diferentes respuestas.

Pongamos el caso de un zampabollos (persona obesa que no puede vivir sin pan o sus derivados) para quien una dieta que contenga mayor cantidad de verduras y frutas puede considerarse baja en hidratos desde el momento en que le digamos que pasamos de largo de los cereales del desayuno y que tampoco comemos galletas María. Esa persona quizás llegue a considerar que tu dieta no es sana….

Y es muy probable que esa persona considere, por lo tanto, que su dieta es sana, equilibrada y variada, a pesar que se pase el día comiendo pan, galletas, empanadas y pasta, es decir el mismo ingrediente en distintas formas: TRIGO. 
Una dieta occidental típica contiene alrededor de 300 gramos de hidratos de carbono por día. Es una dieta muy alta en hidratos de carbono. La única manera posible de consumir 300 gramos de hidratos de carbono al día es tomándolos en forma de almidón y dulces, ambas formas son la misma cosa una vez tu cuerpo las ha digerido: AZÚCAR

¿Crees que no es una dieta sana? Pues los estudios y autoridades dicen lo contrario.

Un estudio publicado en New England Journal of Medicine sentenciaba que la dieta mediterránea o la baja en hidratos son alternativas efectivas y seguras para la pérdida y mantenimiendo de peso que además conllevan mayores ventajas metabólicas que la dieta baja en grasas. 

A una de esas ventajas metabólicas hacen referencia la ADA (Asociación Americana de Diabetes) , la Asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad y la Sociedad Americana de Nutrición Clínica cuando hicieron la siguiente declaración conjunta en un estudio del año 2004 en la revista Diabetes Care: 

” El control del azúcar en la sangre es mejor con una dieta baja en hidratos de carbono que con una dieta baja en grasas en sujetos con diabetes tipo 2. “

Desde mi punto de vista, en nuestra sociedad actual hay una gran confusión cuando se habla de hidratos de carbono. Debida en parte a la pirámide que nos han vendido desde estamentos gubernamentales de Estados Unidos (nosotros solo copiamos)  y en parte a que cerca del 90% de alimentos que podemos comprar en un supermercado son hidratos de carbono.

Un claro ejemplo es la leche, cuando se consume entera se puede considerar un alimento graso (49% de grasas) pero sus formas semi o desnatada son alimentos ricos en hidratos de carbono (39%-53%)
Demos las gracias a las recomendaciones dietéticas bajas en grasas que aún se promueven..

Es irónico pensar que nutricionalmente hablando es imprescindible la ingesta de: vitaminas, minerales, aminoácidos esenciales (proteínas) y ácidos grasos esenciales (grasas) pero que no existe un hidrato de carbono que pueda considerarse esencial o imprescindible.
Se puede decir que la dieta occidental típica rebosa de sustancias que no necesitas. 

Y yo puedo decirte:

no es una dieta baja en hidratos

Mi dieta no es baja en hidratos, la tuya es muy alta en hidratos de carbono.
En mi dieta los hidratos de carbono me aportan: agua, fibra, vitaminas y minerales
En tu dieta la calidad nutritiva no importa y lo que consumes en mayor medida son calorías vacías.

¿Y te atreves a decir que mi dieta no es sana?

Tendrías la razón si no comiese: alcachofa, rúcula, espárragos, aguacate, coco, remolacha, arándanos, pimientos, coliflor, brócoli, col, coles de Bruselas, repollo, berza, zanahorias, coliflor, apio, acelgas, bayas, teff, cebollino, okra, pepino, diente de león, berenjena, endibia,  escarola,  ajo, ajetes, col rizada,  hojas de amaranto, trigo sarraceno, puerros, amaranto, quinoa, setas, canihua, cebolla, perejil,  pimientos,  calabaza,  lechuga, chucrut, chalota, guisantes, romesco, espinacas, calabacín, tomate, nabo, nabiza….

Más información:

Dietary Intervention Randomized Controlled Trial (DIRECT) Group. “Weight Loss with a Low-Carbohydrate, Mediterranean, or Low-Fat Diet.” N Engl J Med 359(3) (2008): 229–41; erratum in: N Engl J Med 361(27) (2009): 2681; PubMed PMID: 18635428.

“Weight Management through Lifestyle Modification for the Prevention and Management of Type 2 Diabetes: Rationale and Strategies: A Statement of the American Diabetes Association, the North American Association for the Study of Obesity, and the American Society for Clinical Nutrition.” Diabetes Care 27(8) (2004): 2067–73; review; PubMed PMID:15277443

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: