A mayor cantidad de grasa saturada menos riesgo para la salud

Comer grasa no hace que tengas más grasa en la sangre. Porque la grasa que comes la digieres y transformas para poder aprovecharla. Es así de sencillo.

Tener altos niveles de grasa saturada en la sangre es un predictor de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2, para comprobar si la grasa saturada en la dieta era la causa en la «Ohio State University» Richard S. Bruno, Phinney, Volek y colegas diseñaron un estudio en el que a 16 personas (hombres y mujeres) con síndrome metabólico siguieron una dieta en la que progresivamente, en 6 fases, se incrementó el porcentaje de hidratos de carbono siendo de 47g/día al principio del estudio hasta llegar 346 g/día al final (del 7% al 55%) con la consiguiente disminución en el porcentaje de grasa saturada. Manteniendo constante el número de calorías al igual que el porcentaje de proteínas (1.8g/kg). Las comidas se les dieron ya preparadas y solo podían tomar bebidas no calóricas entre ellas.

El síndrome metabólico se define como tener 3 o más de los siguientes criterios: circunferencia de la cintura (cm ≥101.6 hombres, mujeres ≥88.9 cm), presión arterial alta (≥130 / 85 mm Hg), glucosa en ayunas (≥100 mg / dL), triglicéridos (≥150 mg/dl) y HDL-C (<40mg/dL, hombres y mujeres <50 mg / dL).

A pesar del aumento de grasa saturada en la dieta no hubo cambios en los niveles de grasa saturada sanguíneos, sí se modificó la proporción de ácido palmitoleico en los triglicéridos, este ácido graso (16:1∆9) se le relaciona con el envejecimiento cutáneo, y de ésteres de colesterol que se redujo cuando se redujeron los hidratos de carbono en la dieta y se incrementaron uniformemente con la reintroducción de hidratos de carbono refinados en la dieta.

El hecho de escoger a personas con síndrome metabólico corresponde a que una vez el organismo presenta resistencia a la insulina cuando estos consumen azúcares y almidones por encima de las necesidades calóricas de ese momento lo que se promueve es su conversión en grasa (lipogénesis) y el aumento de grasa en la sangre en forma de triglicéridos (VLDL-TG). Este es uno de los pocos estudios que analizan que sucede en los perfiles lipídicos de una persona ante mayor o menor cantidad de hidratos de carbono.

Cuando se ingiere mayor cantidad de grasa en la dieta y se reducen los hidratos de carbono (menos de 50g al día) el nivel de ácidos grasos lipogénicos, palmitoleico, palmítico y total saturados disminuyen. Y es el ácido palmitoleico el que más aumenta cuando tenemos mayor consumo de hidratos de carbono, siendo considerado un biomarcador asociado con mayor riesgo de obesidad, hiperglucemia, inflmación sistémica, triglicéridos altos, resistencia a la insulina, síndrome metabólico, enfermedad cardíaca, fallo cardíaco, cáncer de próstata y diabetes tipo 2.

journal.pone.0113605.g002

Mientras la dieta consistió en un alto consumo de grasas saturadas en forma de huevos, lácteos con toda la grasa y carnes altas en grasa no se contribuye a la acumulación de grasas saturadas en el plasma sanguíneo siempre que se mantenga una ingesta baja en hidratos de carbono. Bajar progresivamente las grasas saturadas a la vez que aumentan los hidratos de carbono, resulta en un aumento proporcional de ácido palmitoleico en sangre, que puede estar indicando la alteración del metabolismo de hidratos de carbono, incluso si se pierde peso y se consumen menos calorías. Es decir la grasa saturada en la dieta por sí sola no es perjudicial, lo importante es conocer la cantidad de hidratos de carbono que acompañan a esas grasas e intentar no consumirlos en exceso ya que todo lo que no gastemos se convertirá en grasa.

HIDRATOS A GRASAS

Referencias:

Effects of Step-Wise Increases in Dietary Carbohydrate on Circulating Saturated Fatty Acids and Palmitoleic Acid in Adults with Metabolic Syndrome DOI: 10.1371/journal.pone.0113605

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: