¿Por qué seguir una dieta baja en calorías es menos saludable y hace que comas peor?

Mantengo la siguiente conversación (o una muy similar) casi a diario:

María: Uy! Aguacates en la dieta? Puedo comer aguacates? Pero si tienen mucha grasa y muchas calorías, los aguacates no engordan?

Yo: ¿Cuantos has comido que tanto te han engordado?

María: No, no he comido aguacates nunca pero dicen que engordan mucho.

Yo: Así que no los comes porque engordan, pero tu has engordado sin comerlos.
Me parece que los has metido en la cárcel antes de cometer ningún delito y va a ser que no son tan malos.

María: Mira Ana a estas alturas ya no se qué comer ni a quien hacerle caso….

El centrarnos en calorías a la hora de perder o mantener peso, nos lleva a tomar decisiones alimenticias que a veces son inútiles y hasta perjudiciales para nuestra salud y nuestro paladar. Es demasiado habitual que tachemos alimentos que consideramos calóricos de nuestra alimentación sin mayor motivo, pero consumamos muchos alimentos que son solamente un montón de calorías vacías con el único criterio de pensar que todas las calorías son iguales.

Recientemente se publicó en la revista Public Health Nutrition un documento que presenta una alternativa a la ya muy trillada idea de enforcar la obesidad y sus enfermedades asociadas fijándonos en las calorías consumidas.

Vicente en su blog NO Vuelvo A Engordar ha hecho un resumen muy interesante (pulsa aquí para leerlo).

A mi me gustó especialmente uno de sus esquemas porque sirve para explicar de forma muy gráfica qué sucede cuando decidimos si un alimento (o grupo de alimentos) son adecuados o no en nuestra dieta.

No pienses en calorías MGEB

 

En el recuadro granate están los alimentos que se limitan por simple sentido común al diseñar o recomendar cualquier dieta. Son muchos de los alimentos que llamamos calorías vacías y que en su mayoría tienen azúcar y poco más.

Si el enfoque es simplemente calórico vamos a comer los alimentos del recuadro verde claro, siendo moderados con las cantidades de alimentos del recuadro naranja y tenderemos a no consumir los alimentos del recuadro verde oscuro.

Y ahí está el problema!!

Al rechazar (de forma voluntaria) los alimentos del recuadro verde estamos reduciendo la cantidad de nutrientes en la dieta, mayoritariamente grasas con sus ácidos y vitaminas liposolubles, que sustituimos por los alimentos del recuadro naranja menos calóricos, es cierto, pero también menos nutritivos. Con ello nuestra dieta es peor y más pobre (nutritivamente hablando)

Si queremos recomendar una dieta que tenga más en cuenta la calidad de las calorías y como estas afectan a nuestra salud debemos centrarnos en los alimentos de los recuadros verdes y limitar las cantidades de los alimentos de los recuadros naranja y granate.

Porque una caloría no es una caloría, al igual que comer no es alimentarse, ni adelgazar es pasar hambre.

 

 

Pd: El hecho de que las legumbres estén en el recuadro verde claro  es debido a que si las analizamos por si solas, cocidas sin excedernos en el tiempo de cocinado y sin nada más, no son excesivamente calóricas y aportan fibra.

Aunque, al igual que sucede con los cereales y pseudocereales, distan mucho de ser el súmmum en contenido nutritivo y es necesario moderar su consumo si el objetivo es tener una talla saludable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: