La ventaja evolutiva de tener un nivel sanguíneo bajo en hierro

Uno de los mecanismos de defensa que hemos sido capaces de desarrollar a lo largo de la evolución para luchar contra las infecciones es lo que se denomina como «retención de hierro«. Y pese a que se conoce desde la década de 1970, la profesión médica, ya sea de forma voluntaria o involuntaria, lo menosprecia de forma sistemática y ante un nivel bajo de hierro, se siguen recomendando suplementos de hierro.

suplementos de hierro en infeccion

Para los patógenos el hierro es imprescindible para su subsistencia, en él se alimentan y se desarrollan pero mientras que nosotros obtenemos el hierro que necesitamos de la dieta, las bacterias han desarrollado mecanismos complejos y diversos para obtener el hierro que necesitan del medio ambiente y en caso de las bacterias que se alojan en nuestro organismo obtenerlo de nuestro plasma sanguíneo mediante la ruptura de eritrocitos, digiriendo hemoglobina, extrayéndolo de la membrana plasmática de las células o absorbiéndolo de la transferrina.

Cuando una persona tiene una infección el cuerpo produce una sustancia química (mediador endógeno de leucocitos) que reduce los niveles sanguíneos de hierro. Por norma general la persona reduce de forma espontánea el consumo de alimentos ricos en hierro y el propio organismo reduce la absorción del hierro que se ingiere hasta en un 80% (activado por IL-1, IL-6 y el factor de necrosis tumoral). (1)

Con este eficaz sistema antibacteriano los seres humanos conseguimos matar de hambre a las bacterias. Allanando el camino para combatir rápidamente la infección y recuperarnos cuanto antes.

¿Suplementar hierro es siempre el mejor tratamiento?

Los estudios no parecen estar de acuerdo, la muestra está en 2 ejemplos.

Entre los Masai menos del 10% de la población sufría infecciones por una ameba. Cuando un grupo recibió suplementos de hierro el resultado fue que el 88% de ese grupo desarrollaron infecciones. (2)

La población somalí nómada tienen niveles bajos de hierro naturalmente debido a que es un nutriente deficitario en su dieta. Cuando se trató de corregir con suplementos de hierro, al mes siguiente hubo un aumento del 50,7% de infecciones entre el grupo al que se había suplementado. (2)

En los países occidentales a las mujeres y ancianos se les suministra de forma casi rutinaria suplementos de hierro para aumentar sus niveles sanguíneos algo que paradójicamente podría estar aumentando el riesgo de sufrir infecciones. Pero al igual que se pretende imponer la misma dieta para todos, sin tener en cuenta las particularidades de cada sexo o edad, se intenta que todos presentemos niveles «normales» según un baremo preestablecido y que no tiene en cuenta este tipo de adaptaciones evolutivas, y al aumentar el hierro en sangre pueden estar causando más daño que curación.

Los médicos deben tener cuidado al respecto y saber distinguir las defensas naturales del organismo de otras manifestaciones de enfermedad (infección) antes de llegar a la conclusión de que una respuesta defensiva del organismo es un problema de adaptación indeseable que necesita ser corregido.

Más información:
1. Nesse, R. M., & Williams, G. C. (1994). Why we get sick. 
2. Weinberg, E. D. (1984). Iron withholding: A defense against infection and neoplasia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: