La revolución de la comida baja en hidratos alta en grasas (LCHF): Consejos y recetas para mejorar su salud y reducir peso

Ese es el título del primer libro del Dr. Andreas Eenfeldt más conocido el nombre de su blog: www.dietdoctor.com

TheFoodRevolution

Es un libro muy sencillo de leer que toca todos los temas relativos a una dieta baja en hidratos y alta en grasas para mejorar la salud, y al igual que su blog, no se mete a profundizar datos o a analizar en profundidad un tema en concreto.

Al leer este tipo de libros tengo una especie de «deja vu», tras leer Good Calories, Bad Calories, The Big Fat Surprise, The Calorie Myth, The Real Meal Revolution y Death by Food Pyramid, las historias ya son conocidas aunque se cuenten desde la visión de otro autor, por eso al comenzar este libro «sentía» como si ya lo hubiese leído.

Pero como dice el dicho: no hay libro tan malo del que no se aprenda algo, y de este en particular he disfrutado los últimos capítulos.

Si tengo que ponerle una pega es que su autor escribe para su país, Suecia, a pesar que el libro está traducido al inglés. Frases como: Suecia es el país que lidera la revolución de la dieta low carb, parecen un poco (localistas) exageradas. Aún así los datos que aporta son sumamente gráficos y ayudan a entender

En el siglo XVIII cada sueco consumía alrededor de 0.1kg de azúcar por año. En 1850 esa cantidad se incrementó hasta los 4kg. Hoy en día la cantidad es de 45kg.

En el libro se trata un poco de la historia de los personajes que todos conocemos: Weston A. Price, Thomas Latimer Cleave autor del libro The Saccharine Disease (1974), Sir Richard Doll, Denis Burkitt, Banting… etc.

También los hechos históricos que nos han hecho creer que la grasa es la enemiga si queremos estar sanos, y que el colesterol es el peor de los demonios en cuanto a salud cardiovascular.

Si miras las estadísticas de obesidad y/o sobrepeso y las comparas con las ventas de mantequilla encuentras que: Tan pronto como la gente empieza a preocuparse por la grasa, la obesidad gana tracción. Cuanto más evitamos la grasa, más gordos nos volvemos.

Aquí toca hablar de Ancel Keys, de 1984 y de como consiguieron hacernos creer que una hipótesis era válida sin haberla comprobado. Lo que nos queda por aprender de este episodio (triste y de resultados catastróficos) de la historia es que:

La convicción no puede reemplazar a las pruebas.

Keys se equivocó, lo único que sostenía sus teorías era la lógica, pero la lógica es imperfecta. Y en sus estudios sobre el consumo de grasa y enfermedades cardíacas, solo se puede obtener correlaciones entre ambos.

La diferencia es que la correlación parece más razonable. Desde un punto de vista científico, la evidencia de una correlación es débil. Una correlación estadística no prueba causalidad.

Eso es algo que aún hoy en día no acaba de entenderse.

Es duro cambiar un paradigma, unas creencias y todos los mitos que se crean a su alrededor.

Al principio te ignoran, luego se ríen de ti, más tarde pelean contigo, y entonces ganas. Mahatma Gandhi.

Y hablando de quienes siendo profesionales de la salud, muestran una feroz resistencia a estudios, datos y evidencia científica dice:

Es un hecho que a la gente le cuesta aceptar lo nuevo cuando han gastado parte de sus carreras profesionales enseñando a otros algo que es erróneo. Se necesita una gran personalidad.

Hablando de grasas, nos recuerda que no hay ni una sola pieza de evidencia que sostenga la teoría de que la grasa saturada es dañina. Hemos subestimado los riesgos de los hidratos de carbono y sobreestimado el riesgo de las grasas.

Si la grasa saturada fuese peligrosa, las madres que amamantan estarían envenenando a sus hijos.

En Suecia la leche que contiene más de un 0.5% de grasa es considerada dañina para los niños y sus niveles de colesterol. La leche materna contiene 4.5% de grasa de la que la mayor parte es saturada.

Y que pasa con las calorías? Mayormente que no sirven para nada. Hace unos cientos de años nadie sabía lo que era una caloría y casi todo el mundo era delgado. En teoría, sería suficiente con contar calorías, pero en la realidad el hambre es un factor. En los estudios al reducir el número de calorías y grasa a la larga se producen peores resultados y porque como dice Martin Ingvar (@ProfIngvar):

Lo que comes es lo que determina cuanto comes.

El ejercicio es bueno para la salud y para sentirse bien, pero en lo que a peso se refiere, su efecto está sobreestimado. La grasa no te engorda, la grasa te sacia.

En los siguientes capítulos se repasan la diabetes, cáncer, y demás enfermedades occidentales relacionadas con los recientes cambios dietéticos. Es esta parte la palabra más repetida es: INSULINA

Andreas también nos deleita con una parte dedicada a recetas, y una guía de LCHF para principiantes que puedes descargar en español desde su blog (pinchando aquí).

Quizás Andreas como dietista sea demasiado simple (carne, pescado, huevos, mantequilla y vegetales) y generalista, recomienda vegetales no enterrados y eso puede inducir a error. No recomienda tubérculos si estás perdiendo peso, pero las zanahorias también son tubérculos y vale que cocidas tienen demasiada glucosa, pero en crudo no hay apenas glúcidos en ellas. Los guisantes pueden dar más problemas y sin embargo son vegetales no enterrados.

En la última parte se dedica a las preguntas más frecuentes y a explicar mitos, pero son casi las mismas que aparecen en su blog (FAQ) lo mismo que las recomendaciones para perder peso que puedes traducir de su blog (How to lose weight)

Y para finalizar nos habla de la importancia de la vitamina D, porque aunque la dieta es importante la salud es un todo y es esencial dormir mucho y exponernos a la luz del sol.

Conclusión, me ha gustado el libro, es sencillo y fácil de entender, si eres fan del blog el libro te encantará aunque quizás no te diga cosas nuevas. Que suena a todo lo que aquí hablamos? Por supuesto y aún habrán de venir más libros y blogs que sigan esta temática. Porque si hasta ahora las recomendaciones dietéticas oficiales no funcionan, solo hay dos caminos, conformarnos y padecer o buscar una solución, comenzar una revolución y cambiar las reglas.

Creo que ya sabes cual es el camino que he escogido.

ERES LO QUE COMES

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: