Trasplante Fecal para tratar infección de Clostridium Difficile

Antes de comenzar a leer te aconsejaría si estás comiendo o acabas de comer, o si eres sensible escenas escatológicas no sigas leyendo o hazlo en otro momento.
Los trasplantes fecales no dejan de ser historias de mierda.

trasplante fecal

Los trasplantes fecales pueden ser la única opción, en niños y adultos, para solucionar enfermedades infecciosas o inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa cuando la medicación falla y la alternativa es operar para eliminar la parte del colon que está afectada.

Aunque pueda sonar novedoso es una técnica que se conoce desde 1950. (3)

El trasplante de microbiota fecal ha funcionado en muchos casos, incluso en pacientes inmunodeprimidos (4), y es relativamente sencillo de realizar sin grandes costes sanitarios. Básicamente se necesitan heces de una persona sana, se realiza un análisis en una atmosfera sin oxígeno para descartar patógenos o una infección bacteriana asintomática, suero fisiológico, una batidora y una sonda nasogástrica o un enema.

La materia fecal contiene organismos vivos que una vez insertados en el intestino de otra persona pueden repoblar su microbiota y eliminar bacterias no deseables.

En países donde aún no se ha regulado, como Inglaterra, es relativamente sencillo encontrar una clínica privada (Taymount Clinic) donde realicen el procedimiento, en otros como EEUU y Canadá donde las normas son muy estrictas al respecto, quienes no pueden costearse el tratamiento practican una especie de «hágalo usted mismo» pero saltándose el análisis de patógenos. Simplemente escogen a un familiar o amigo y usan sus heces.

El trasplante fecal es muy prometedor para el tratamiento de infecciones recurrentes de Clostridium Difficile, una bacteria que puede colonizar el intestino y causar colitis, cuando el uso de antibióticos ha eliminado o mermado considerablemente las bacterias autóctonas. En este caso el uso de antibióticos como tratamiento tiene una eficacia limitada. En los estudios que se han realizado hasta el 98% de personas afectadas se han curado completamente. (1) Además se cuenta con la ventaja de que el procedimiento carece de efectos secundarios y se puede realizar las veces que sean necesarias en caso que no se solucione a la primera.
La materia fecal utilizada puede congelarse y ser igualmente efectiva. (2)

En este procedimiento uno de los aspectos más importantes es escoger al donante. A pesar de la aparente sencillez, estamos manipulando bacterias que ni conocemos ni sabemos si son seguras o que efectos secundarios pueden ocasionar a largo plazo.

Como le sucedió a una mujer aquejada de una infección recurrente por Clostridium Difficile que curó completamente con un trasplante fecal, pero empezó a ganar peso rápidamente, pasando de 60 a 80 kilos en año y medio, sin haber tenido problemas de peso anteriormente. Los médicos sospecharon del tratamiento con antibióticos para Helicobacter pylori que le había sido prescrito antes del trasplante, pero se dieron cuenta que el donante había sido su hija adolescente con sobrepeso. (5)

Ahora la recomendación es que los donantes además de ser personas sanas, también estén delgadas. (6)

 

Referencias:
1. An overview of fecal microbiota transplantation: techniques, indications, and outcomes http://dx.doi.org/10.1016/j.gie.2013.03.1329
2. Fecal Microbiota Transplant for Relapsing Clostridium difficile Infection Using a Frozen Inoculum From Unrelated Donors: A Randomized, Open-Label, Controlled Pilot Study 10.1093/cid/ciu135
3. Recovery of the Gut Microbiome following Fecal Microbiota Transplantation http://mbio.asm.org/content/5/3/e00893-14
4. Fecal Microbiota Transplant for Treatment of Clostridium difficile Infection in Immunocompromised Patients 10.1038/ajg.2014.133
5. Weight Gain After Fecal Microbiota Transplantation 10.1093/ofid/ofv004
6. Fecal Microbiota Transplant: Benefits and Risks 10.1093/ofid/ofv005

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: