Las consecuencias de un bajo nivel de vitamina D en niños obesos

A menudo me pasa que estoy en una sala de espera del pediatra, esperando a mi hijo a la puerta de la guardería o en un parque y hay bebés o niños muy obesos. Quizás sus padres piensen que el peso de sus hijos es normal o hasta pueden pensar que es algo bueno. Los bebés tienen que ser regordetes y achuchables, niños bien alimentados a los que los biberones les hace estar sanotes, no? Pues NO señores, para nada!! Esos niños regordetes y sus mofletes inflados nos están dando pistas de lo que sucede en sus organismos y de las (muy probables) consecuencias futuras.

BEBE OBESO

La deficiencia de vitamina D3 es muy alta entre las personas obesas. En niños la vitamina D tiene una función importante en la regulación y homeostasis del tejido óseo, ahí es donde los niños gastan la mayor parte de la vitamina D de la dieta.

Una deficiencia grave y prolongada (menos de 20 ng/ml (<50 nmol/l), pone a bebés y niños en riesgo de futuras enfermedades metabólicas y cardiovasculares.

En niños sanos las deficiencias vienen de la mano de una ingesta inadecuada y poca exposición solar. Niños obesos, o aquellos con problemas de hígado o riñón tienen un riesgo mayor de presentar deficiencias a pesar de la dieta o la exposición solar.

La Vitamina D3 y la Creación del Tejido Adiposo (adipogénesis)

El nivel de vitamina D3 en sangre se ve incrementado en un 27% al perder peso. Sus metabolitos (25-hidroxilasa CYP2J2 y 1-α-hidroxilasa CYP27B1) decrecen un 71 y 49% respectivamente en el tejido adiposo de las personas obesas. Lo que hace sospechar que el tejido adiposo tiene la habilidad de metabolizar vitamina D3.

El nivel de vitamina D3 podría regular el crecimiento y regeneración del tejido adiposo.

Vitamina D3 y Enfermedades Autoinmunes

En estas enfermedades, existe un desequilibrio en el sistema inmune de la persona, resultado del deterioro en el auto-reconocimiento de los antígenos (anticuerpos) seguido de la destrucción del tejido corporal por las células inmunes que están reaccionando de forma excesiva. Son nuestras defensas quienes nos atacan.

Factores genéticos y ambientales pueden desencadenar Diabetes tipo 1, esclerosis múltiple, lupus, artritis reumatoide, enfermedades intestinales inflamatorias, y Hashimoto o Graves.

La vitamina D3 puede influir en el sistema inmune por varios mecanismos, como su acción directa sobre las Células T , que también convierten la forma inactiva de vitamina D (25(OH)D) en calcitriol..etc

Tener un nivel bajo de vitamina D es considerado un riesgo para el sistema cardiovascular, síndrome metabólico, hipertensión, diabetes, cáncer y enfermedades autoinmunes e infecciosas al mermar la capacidad de respuesta del sistema inmune.

La obesidad puede contribuir a mantener un nivel bajo, debido a que la vitamina D quedaría secuestrada en los adipocitos. Y se ha comprobado que, cuanto mayor es la obesidad menor es el nivel de vitamina D3. Especialmente sucede en niños, aunque hay variaciones según la época del año (menor en invierno, mayor en verano).

Estos mismos niños suelen presentar valores bajos de HDL-C, altos de LDL-C y Triglicéridos (triacilgliceroles). La apolipoproteína-A1 principal componente del colesterol HDL-C mantiene su nivel por la vitamina D3, de ahí la relación directa entre ambos.

Vitamina D3 y Diabetes

La deficiencia de vitamina D se asocia también a quienes sufren diabetes tipo 2 ya que incrementa la resistencia a la insulina, reduce la producción de insulina y se ha asociado con el síndrome metabólico.  Y consecuentemente aumentar la vitamina D beneficia la sensibilidad a la insulina, mejor función de las células beta del páncreas y mejor control de glucosa.

En niños con deficiencia de vitamina D el riesgo de diabetes tipo 1 se incrementa aproximadamente un 200%.

En varios países ya se prescribe vitamina D en niños y adolescentes obesos, es el caso de Polonia donde se suplementa de 1.200 a 2000IU (la cantidad depende del grado de obesidad) de septiembre a abril.

Mientras en el resto de países se sigue atendiendo al nivel de colesterol como factor de riesgo sin entender que la vitamina D tiene mayores implicaciones para la salud (presente y futura) de nuestros niños.

 

Referencia:
Metabolic and Immunological Consequences of Vitamin D Deficiency in Obese Children. Advances in Experimental Medicine and Biology (Impact Factor: 2.01). 10/2014; DOI: 10.1007/5584_2014_81

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
Si te gusta, comparte
  • Sandra

    Interesante artículo Ana, tengo un bebe de 6 meses criado exclusivamente con leche materna y en el percentil 97. ¿Tengo motivos para preocuparme?

    • http://www.megustaestarbien.com AnaMuniz

      Hola Sandra, la vitamina D que ahora recibe tu hijo es la que tu le aportas, así que depende de tu nivel.
      No se donde vives pero ya es habitual suplementario a los bebés desde el primer mes hasta que cumplen 1año.
      En mi caso hemos seguido suplementándo, salvo días de playa

  • Candy

    Leído hoy en un periódico digital: La OMS recomienda no tomar + de 12 cucharadas de azúcar al día. Además recomienda reducir la ingesta de calorías para evitar la obesidad, aunque reconoce que no hay estudios científicos que avalen esto. Alucino.

    • http://www.megustaestarbien.com AnaMuniz

      Alucinante e incoherente. Si no hay estudios que los realicen. Aunque creo que sobre lo que no hay estudios es sobre la cantidad que recomiendan no más de 12 y porque no 14 o 10.¿?¿?

A %d blogueros les gusta esto: