¿Provocan obesidad y otras enfermedades los aditivos E-433 y E-466?

Respuesta corta: Es altamente probable

Ambos aditivos, E-433 (polisorbato-80) y E-466 (carboximetilcelulosa) se usan como emulsionantes, espesantes y estabilizantes en diversos alimentos procesados entre ellos los helados industriales, batidos de cacao, salchichas o el vino blanco.

helados industriales

Un estudio realizado en ratas a las que se les daba de beber agua que contenía un 1 y 2% de dichos aditivos, la misma proporción que está aprobada como segura para consumo humano, durante 12 semanas, modificaba su microbiota intestinal aumentando su glucemia e inflamación (low grade inflammation) y marcadores de síndrome metabólico, llegando a alterar sus ácidos biliares.

Los cambios llevaban a mayor prevalencia en obesidad, enfermedades gastrointestinales como colitis y diabetes, comparadas con ratas criadas en entornos estériles y controlados. Las ratas que tomaban su agua con emulsionantes comían mas y ganaban más peso. (1 Año 2015)

ganancia de peso ratas

El estudio dejaba claro que el aumento de peso-inflamación-enfermedad no se debía a la relación entre los aditivos y las ratas, sino a la relación entre los aditivos y la microbiota de las ratas. 

Lo cierto es que en cuanto las ratas dejaban de tomar los emulsionantes, su microbiota gradualmente volvía a ser normal.

¿Lo que sucedía a las ratas podría pasar a los humanos?
La microbiota de las ratas es más simple y menos variada que la de los humanos. Tampoco las dosis de las sustancias son las mismas por una cuestión de tamaño, por lo que los datos no pueden extrapolarse.

Los mismos autores dieron un paso adelante y crearon intestinos simulados en el laboratorio que imitaban las condiciones del tracto digestivo humano y a los que se añadían los aditivos. El resultado es que se apreciaban cambios en la diversidad de bacterias con un gran aumento en el tipo de bacterias lipopolisacáridas y en la producción de proteína flagelina, que se sabe causa inflamación en altas concentraciones. (2)

Existe un receptor inmune innato específico que reconoce la flagelina: TLR-5. Menos activo en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y colitis ulcerosa severa, que en personas sanas. (ver estudio)

La composición de la microbiota influye en su habilidad de activar las señales innatas inmunes. 

Con este segundo estudio se conoce el funcionamiento de los emulsionantes (E-433 y E-466) sobre la microbiota. Y aunque el uso de emulsionantes coincide con un aumento de obesidad y diabetes, estos estudios no son suficientemente significativos. Para el estudio “definitivo” en humanos se están reclutando voluntarios y comenzará en breve. Su ejecución será complicada puesto que debe controlarse totalmente la dieta de las personas que participen para evitar que existan otros factores que influyan en los resultados.

¿Cual sería el mecanismo de acción?
Una microbiota saludable provee de importantes beneficios a su anfitrión, por ello sus alteraciones se relacionan con enfermedades inflamatorias, obesidad..etc. Ya no solo porque ayuden a mantener un metabolismo sano y a desarrollar nuestro sistema inmune.

Nuestro intestino también se protege de la microbiota a través de estructuras mucosas de varias capas que cubren la superficie intestinal, manteniendo las bacterias a una distancia segura de las células epiteliales que recubren el intestino.

Si se altera ese moco, por factores dietéticos u otros como antibióticos, haciéndolo más delgado o débil anulamos su función de barrera epitelial humana, aumenta la permeabilidad intestinal y exponemos nuestro sistema inmune a la entrada de antígenos, primer paso necesario para el desarrollo de alergias y enfermedades autoinmunes. (3)

El resultado de estos estudios no puede ser obviado por quienes defienden la seguridad de los aditivos que actualmente se añaden a los alimentos procesados. Y no pueden obviarlo por el simple mero hecho de que los aditivos jamás han sido analizados desde la perspectiva de la microbiota y la importancia que, hoy conocemos, tiene sobre la salud de las personas.

Es un factor añadido, nadie lo pone en duda, pero es un factor que la gente debe conocer, no es inocuo

Referencias:
1.- Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiota promoting colitis and metabolic syndrome
2.- Has provoking microbiota aggression driven the obesity epidemic?
3.- Changes in intestinal tight junction permeability associated with industrial food additives explain the rising incidence of autoimmune disease

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
Si te gusta, comparte
  • Sergi

    En el vino blanco? 😛 yo que lo bebo de vez en cuando por no beber cerveza…

    • http://www.megustaestarbien.com AnaMuniz

      Sigue haciéndolo, que no es en todos ni mucho menos, solo en los más malos

A %d blogueros les gusta esto: