Mala absorción de nutrientes, pocas proteínas y depresión. ¿Ves relación?

Para Joaquin

Cuando la cantidad de proteínas que ingieres no es suficiente para cubrir tus necesidades mínimas diarias o cuando estas proteínas no se absorben o no se descomponen de manera eficiente en aminoácidos estos no pueden pasar al torrente sanguíneo.

reflujo

Los aminoácidos que juegan un papel importante en la regulación de los cambios de humor y pueden no estar presentes en cantidad suficiente son triptófano, tirosina y fenilalanina. El triptófano es molécula precursora de la serotonina. La fenilalanina y tirosina formarían dopamina y norepinefrina.

Con el fin de crear neurotransmisores necesitamos un amplio suministro de principalmente: zinc, cobre, magnesio, ácido fólico, vitamina B6 y B12. Previamente a normalizar niveles de neurotransmisores necesitamos crear ácidos y enzimas digestivas para poder absorber los nutrientes de nuestros alimentos. (1)

¿Qué produce acidez estomacal?

Cuando después de comer sientes acidez o reflujo gástrico la lógica nos lleva a pensar que producimos un EXCESO DE ÁCIDO, no, nada más lejos, es justo al contrario.(2)

Bajos niveles de ácido clorhídrico se asocian con muchos trastornos digestivos crónicos, incluyendo digestiones pesadas, dolor o malestar después de comer, gases, hinchazón y aumento en la sensibilidad y/o intolerancia a algunos alimentos.

La falta de ácido clorhídrico en el estómago dificulta convertir el pepsinógeno (proenzima que se forma en las células de la membrana mucosa del estómago) en pepsina, enzima necesaria para digerir proteínas y absorber vitaminas como la B12 y otros minerales en el tracto gastrointestinal.

Si esto fuera poco, la falta de ácido clorhídrico puede dar lugar a menor capacidad en la destrucción de bacterias y por ende reduce la capacidad de percibir las señales de saciedad en el tracto gastrointestinal. (3)

La ubicua publicidad de anti-ácidos y creer en la fácil solución en forma de pastilla, consigue que se receten, compren y se tomen de forma continuada sustancias que bajan (aún más) la ya reducida acidez estomacal. De nuevo en vez de tratar la causa tratamos (erróneamente) los síntomas.(4)

No ayudamos a formar más acidez, sino que tratamos de reducir la quemazón provocada por una digestión con pocos ácidos.

¿Resultado que obtenemos?

Peor salud, problemas en la digestión de proteínas y mala absorción de nutrientes (zinc, hierro, magnesio, vitamina C y ciertas vitaminas del grupo B como la B12 o el ácido fólico).

Son características en estos casos, las anemias por déficit de hierro y de B12, ambas relacionadas con cambios de humor, falta de ánimo y en casos más graves, demencia y/o depresión. (5) Sucede lo mismo con el zinc que está involucrado en más de 200 reacciones enzimáticas, algunas de ellas tienen que ver con la digestión, ya que tanto la propia digestión como la segregación de ácido clorhídrico, dependen de zinc para funcionar correctamente. Bajos niveles de zinc se han asociado con depresión.(6)

Si te das cuenta es cómo la pescadilla que se muerde la cola. Un bucle infinito. Un círculo pernicioso.

¿Quien y por qué se produce menos ácido estomacal?

Los niveles de ácido estomacal son menores en personas que utilizan regularmente anti-ácidos y otros medicamentos que interfieren su producción.

Sin medicación que interfiera, la cantidad de ácido gástrico que producimos en el estómago cae drásticamente con la edad, aproximadamente un 40% menos desde la adolescencia a la treintena. Y la mitad de esa cantidad para cuando cumplimos los 70.

Obviamente la capacidad de digerir proteínas también disminuye con la edad, y en especial cuando tenemos hipotiroidismo autoinmune de Hashimoto (7)

¿Cómo lo solucionamos?

1.- Identifica los alimentos que te producen peores digestiones y elimínalos hasta que mejores la función gástrica. Luego se incorporan poco a poco, siempre la cantidad que toleres sin malestar.

2.- Aumenta las proteínas en la dieta (huevos, carne, pescado, marisco). Procurando obtener una cantidad mínima de proteínas (netas no en cantidad de alimento) superior a 20-24g en las comidas principales que realices.

3.- Hidrátate, pero no a cualquier hora, hazlo justo antes de cualquier comida que hagas. Si te gusta, el agua con gas es más digestiva no deja de ser agua+ácido carbónico (añadimos acidez)

4.- La saliva inicia la digestión de alimentos. Mastica a conciencia tu comida.

5.- La saliva está relacionada con el ciclo circadiano, se segrega menor cantidad según pasa el día y mínimamente por la noche. Cenas copiosas se digieren peor.

6.- Tomar sales ácidas como sal de frutas o bicarbonato NaHCO3 (cuando existe baja producción salivar) o un suplemento de betaína HCL con pepsina (en caso de digestiones lentas y pesadas) ayudará en las digestiones. Primero prueba con la sal de frutas, es más barato y no tiene efectos secundarios, si no te pasas de cantidad.

7.- Después de comer, descansa. Si no puedes “descansar la comida” es mejor que comas en otro momento.

Referencias:
1.- Neurotransmitter Creation
2.- Dietary proteins and functional gastrointestinal disorders

3.- Potential Hazards of Hypochlorhydria in Peptic Ulcer
4.- Inappropriate prescrib of proton pump inhibitors in older patients
5.- B12 and folate deficiency dementia.
6.- Zinc Deficiency Is Common in Several Psychiatric Disorders
7.- Prevalence of B12 deficiency in patients with autoimmune thyroid

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Redes sociales:
A %d blogueros les gusta esto: