Hipercolesterolemia Familiar, LDL y dieta baja en grasas

La hipercolesterolemia familiar es una enfermedad GENÉTICA caracterizada por un elevado nivel de colesterol LDL-C y un incremento en la incidencia de problemas cardiovasculares.

Quienes la padecen suelen responder al “Fenotipo de Resistencia a la Insulina” a saber:

Cuando son diagnosticadas se les recomienda seguir una dieta baja en grasas y/o colesterol. En julio de 2020 un estudio desarrollado entre otros por David M Diamod y Uffe Ravnskov discute la recomendación de adaptar dicha dieta, ya que no se basa en estudios científicos y además puede resultar más dañina que beneficiosa.

El primer registro que se tiene de la recomendación de una dieta baja en colesterol para pacientes de hipercolesterolemia familiar data del año 1939, y se añadía una nota aclarando que no existían pruebas de su eficacia.

50 años después, la dieta baja en grasa/colesterol seguirá siendo la dieta recomendada por defecto, sin existir un sólo estudio de calidad y en la actualidad se siguen las mismas pautas: consumo de carne magra, evitar huevos, mantequilla, tomar lácteos desnatados e incluso retirar la piel del pollo.

El énfasis en evitar grasas en la dieta, inevitablemente resulta en un aumento en el consumo de hidratos de carbono que puede resultar contraproducente al agravar una resistencia a la insulina.

Se asume que al consumir grasa saturada en la dieta se eleva el colesterol que incrementa el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares. Dicha hipótesis no tiene en cuenta el resto de nutrientes en la dieta y tampoco como afectan otros factores como fumar, mantener un estrés crónico o el consumo de azúcares que han demostrado ayudar en el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

Si bien es cierto que las personas con hipercolesterolemia familiar tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular las recomendaciones dietéticas que se les hagan deberían estar basadas, no en hipótesis, sino en una fuerte evidencia científica.

Necesitamos estudios de calidad a largo plazo para evaluar los daños o beneficios de recomendar una dieta baja en colesterol.

Cochrane Database Syst Rev 2014:CD001918.

¿Es el LDL un marcador infalible para prevenir la enfermedad cardiovascular?

Nada más lejos.
Más que el LDL en la hipercolesterolemia familiar hay que vigilar marcadores de hipercoagulación:

-Altos niveles de fibrinógeno
-Factores genéticos (Polimorfismo de protrombina G20210A)
-Hipofibrinólisis

Otros factores que demuestran riesgo serían:
-Hipertensión (duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular)
Score alto de calcio en las arterias coronarias, que suele ir acompañado de glucosa alta en ayunas
-Obesidad abdominal junto con hiperinsulinemia
-Proteína C reactiva elevada
-Triglicéridos elevados

Imágenes que valen más que mil palabras:

A iguales niveles de colesterol LDL los que tienen triglicéridos más altos tienen mayor incidencia de infarto de miocardio

Personas con LDL elevado (>190mg/dL) pero un CAC score de 0, tienen un riesgo muy bajo de desarrollar problemas coronarios.

hipercolesterolemia familiar y enfermedad de arterias coronarias

La dieta lowcarb (restringida en hidratos de carbono) es la única que ha demostrado una reducción significativa en los niveles de Lp (a)

Mayores de 60 años con altos niveles de LDL viven tanto o más que aquellos con LDL más bajos.

elevados niveles de fibrinógeno
La insulina y circunferencia de cintura como marcador de enfermedad coronaria en hombres

¿Y qué hacemos con la dieta?

Primeramente darnos cuenta que la dieta baja en grasas/colesterol se basa en una hipótesis desactualizada y sin evidencia que la soporte.

Después, no dar tanta importancia al colesterol LDL por si sólo y pensar en reducir aquellos marcadores que han demostrado ser predictores válidos del riesgo cardiovascular.

Con una dieta restringida en hidratos de carbono se consigue:
-Reducir niveles de triglicéridos,
-Reducir niveles de glucosa e insulina en ayunas y por consiguiente reducir la hipertensión.
-Normalizar niveles de Lp(a) y Proteína C reactiva.
-Reducir la obesidad abdominal y circunferencia de cintura


Si te reconoces en el fenotipo de resistencia a la insulina no pierdas más tiempo, la restricción de hidratos puede ser de mucha más ayuda para tu salud que una dieta baja en grasas.




Referencia: Dietary Recommendations for Familial Hypercholesterolaemia: an Evidence-Free Zone

5 comentarios

  1. ….pero por encima de la genética, está la epigenética. La genética no tiene la última palabra. 🙂

    Comentario por José el 27 julio, 2020 a las 09:23

  2. Enhorabuena Ana. Tienes un blog la mar de interesante y casi adictivo, accedí a él desde el blog “lameteoqueviene” buscando información sobre colesterol. Tuve un infarto de miocardio a los 66 años, hace casi 5 años, y además de estatinas (actualmente 20 mg) las recomendaciones de alimentación fueron las que describes siempre como baja en grasas. En mi última analítica TG 59, HDL 43, LDL 54,2; CT 109. Siempre que leo en tu blog, bueno y en casi cualquier artículo, no encuentro referencias a los enfermos infartados por lo que me pregunto si sería aconsejable seguir las pautas que expones o no. Perdón por personalizar pero puede que le pase a más personas. Un saludo.

    Comentario por Roberto el 28 julio, 2020 a las 19:15

  3. Hola Roberto; Lamento tu situación y espero que tengas toda la suerte y la mejor información.
    Existen estudios que sí dan algo más de beneficio sobre estatinas en prevención secundaria. Pero nunca sabes cuanto han tenido que torturar los datos o escoger a los individuos para obtener esos datos. Te enlazo un artículo sobre ello: http://diariodeunpastillero.blogspot.com/2015/12/estatinas-carrera-hacia-la-muerte_12.html

    En internet personalizar es complicado, sobre todo para los profesionales en activo, hay mucho acechador esperando que saques el pie del tiesto para señalarte, pero si has leído algún otro artículo, no hace falta decir que esos triglicéridos son estupendos. No puedo darte consejo en el sentido medicación sí o no, pero si yo fuese tú me gustaría que mi HDL estuviese más elevado. Y no dejaría mi salud en manos de un sólo marcador, buscaría medir muchos más (insulina/glucosa para obtener el homaIR, fibrinógeno, proteína C reactiva, VLDL, lipoproteínas A y B, pediría como regalo de cumpleaños un test de calcio coronario..etc
    Interesante buscar información sobre suplementación con Q10 y con vit K2, mucho dormir y cero estrés.
    Ánimo y suerte!!

    Comentario por Ana Muñiz el 30 julio, 2020 a las 00:46

  4. excelente informacion.

    Comentario por pablo garcia gonzalez el 28 julio, 2020 a las 23:11

  5. Hola Ana. Felicidades por tu blog. Lo he descubierto hace poco. Quería comentarte mi caso. En la última analítica me salieron unos valores de:
    CT 272
    HDL 52
    LDL 199
    TG 106
    Por supuesto, el médico me mando estatinas, que no estoy tomando. Tengo 55 años y no fumo ni tengo ningún factor mas de riesgo. A que crees que puede ser debido? He leído en tu blog que es normal que el colesterol suba en la menopausia, pero claro, el médico ya me empezó a atemorizar con lo de los infartos. Enhorabuena de nuevo por tu blog. Un saludo.

    Comentario por Marijose el 6 agosto, 2020 a las 17:47

Hacer un comentario